Publicado el: 02 Oct 2017

Seis nuevos alumnos del colegio El Villar, sin derecho al comedor

Los escolares han perdido la comida gratuita y las extraescolares, por el recorte que afecta a los niños que viven a menos de un kilómetro y medio del centro escolar

Los niños del colegio El Villar, tras el Pleno del Ayuntamiento, en una imagen de archivo

Redacción/Grado

Los seis niños que se matricularon por primera vez este año en el colegio El Villar y que viven a menos de 1,5 kilómetros del centro han perdido el derecho al comedor gratuito. Así se le comunicó esta mañana a la Asociación de Madres y Padres del centro, que antes del verano había impulsado una batalla para conseguir que no se quedaran sin transporte. Finalmente, sí les dejan coger  el autobús escolar, pero al ser una concesión especial, se les aplica el decreto que restringió el transporte a los que vivieran en las cercanías de los colegios y pierden por ello el comedor. En el caso de los niños de Trubia, además, quedan sin extraescolares, ya que éstas se realizan en el recreo del comedor, a no ser que sus familias paguen el servicio. Y algunas no pueden, por lo que se ven abocadas a subir y bajar cuatro veces (para recoger y volver a dejar a los pequeños) por sus propios medios, al mediodía, ya que el colegio tiene jornada partida. «Es desesperante. Cuando no te quitan una cosa, te quitan otra. Nunca sabes por dónde te van a salir», lamenta una de las madres, de Villarín, una localidad que además está reclamando una ruta específica, en atención a las malas condiciones de acceso al pueblo, una petición que aún no han conseguido. Esta familia tiene un niño ya escolarizado en cursos anteriores, y por tanto que mantiene el derecho al comedor gratuito, y otro pequeño que empieza este año, por el que tendrían que pagar, o bien ir a recogerlo, darle de comer en casa, y de nuevo llevarlo.

Por su parte, Miriam Cueto, presidenta del AMPA, que lideró antes del verano las protestas para conseguir el transporte para todos los escolares, considera que el problema del comedor demuestra que «la solución que nos dio la consejería en su momento era un parche. Ahora queda claro: nos dijeron que pidiéndolo a principios de curso no tendríamos ningún problema, y nos encontramos con esto». Para la presidenta del AMPA la única solución es garantizar el derecho que tenían todos los niños del colegio, a transporte y comedor gratuitos, haciendo un plan especial por las circunstancias de especial dificultad de los accesos al centro, que obliga a recorrer un trayecto de más de un kilómetro sin arcén, en una carretera con bastante tráfico en horas punta, que suele tener niebla y con curvas que carecen de visibilidad.

Y para el problema inmediato que afecta a estos seis escolares, el AMPA tiene intención de pedir apoyo al Ayuntamiento de Oviedo, que aprobó por unanimidad en el Pleno respaldar a las familias en su petición de transporte y comedor para todos los escolares, un derecho que tenían consolidado desde 1983, cuando se inauguró el centro escolar trubieco.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa