Publicado el: 28 Oct 2017

La Guardia Civil busca cebos con veneno en las brañas de Teverga

El Seprona lanza la Operación Antitox VI, con un perro especializado y que también se extenderá a Fuentes del Narcea y Aller, tras recibir denuncias de animales domésticos afectados

El perro Johny y el guía canino desplazado desde Madrid para participar en la Operación Antotox VI/ Foto Guardia Civil

Redacción/Grado

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo, ha intensificado esta semana la búsqueda de cebos envenenados en espacios naturales protegidos en el Asturias con presencia de especies emblemáticas como el oso pardo, el lobo ibérico o el alimoche. El Seprona ha lanzado la llamada «Operación Antitox VI», que se desarrollará esta semana en las brañas de Teverga, así como en Fuentes del Narcea y el valle del Nembra, Aller, con el objetivo de mantener libre de venenos zonas con presencia de fauna protegida. Son zonas en las que se han recibido denuncias de envenenamiento de fauna doméstica.

Para hacer este trabajo de detección de veneno, y de fauna silvestre muerta por esta causa, se ha desplazado desde Madrid un guía canino, acompañado de su perro, un pastor alemán de siete años, Jhony, entrenado para encontrar venenos y cadáveres de animales.

«Desde el año 1999, la Guardia Civil forma parte de la Estrategia Nacional para la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados de la Comisión Nacional de Protección de la Naturaleza (MAPAMA), que se viene desarrollando con campañas anuales del SEPRONA denominadas “Operación Antitox”. En la actualidad, el uso del veneno prácticamente se ha erradicado pero continúa siendo una amenaza no solo para especies protegidas, sino para el resto de fauna silvestre e incluso de animales domésticos. Por ello, las Patrullas del SEPRONA de la Guardia Civil en Oviedo, orientan los servicios de vigilancia para la detección de cebos envenenados o la presencia de fauna silvestre muerta por esta causa. También se llevan a cabo inspecciones en explotaciones agrícolas y ganaderas, para el control de medicamentos veterinarios; e inspecciones en establecimientos de venta de fitosanitarios y biocidas, para el control de plaguicidas. De esta manera, se trata de evitar la utilización de sustancias tóxicas para la fauna en el medio natural», señala la Guardia Civil a través de un comunicado.

El rastreo se ha llevado a cabo en zonas oseras del Parque Natural y Reserva de la Biosfera de “Fuentes del Narcea, Ibias y Degaña”; en brañas de Teverga y en la valle del Nembra (Aller), donde se han tenido indicios de envenenamiento de fauna doméstica a través de denuncias.

«El uso ilegal de veneno en el medio natural es una conducta delictiva, por su eficacia destructiva y no selectiva para la fauna; por ello ante el hallazgo de cebos envenenados o fauna muerta por dicha causa, por el SEPRONA se inicia la correspondiente investigación policial y la remisión de diligencias a la Fiscalía de Medio Ambiente. La colaboración ciudadana es fundamental para la erradicación de envenenamientos de fauna silvestre y doméstica, por ello se recomienda participar el hallazgo de veneno en el medio natural a través del teléfono “062- Guardia Civil” o formulando denuncia en el Cuartel de la Guardia Civil más próximo. En todo caso y ante la sospecha de encontrarse con un cebo envenenado o fauna muerta por envenenamiento, se evitará su manipulación para evitar la contaminación correspondiente y destrucción de pruebas», concluye el Instituto armado.

 

 

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa