Publicado el: 01 Nov 2017

Las Regueras lo pasa de muerte

Los vecinos se volcaron en la fiesta de Halloween, que se celebró por primera vez impulsada por dos jóvenes regueranas

Disfraces terroíficos, ayer en Las Regueras

Esther Martínez/Las Regueras
La iniciativa de dos jóvenes regueranas de reunir a los niños de Las Regueras para celebrar la noche de difuntos, el Halloween, la nueche d’ánimes o la fiesta de los muertos; el nombre era lo de menos, tuvo una respuesta multitudinaria. Niños y mayores recorrieron los caminos de Santullano con calabaza es ahuecados en forma de calaveras iluminados con velas para rememorar aquella costumbre de sus antepasados de señalar el camino a casa de los difuntos en una noche mágica cargada de rituales. Lo más importante de la actividad en opinión de los asistentes fue la importancia de la participación ciudadana espontánea. Unas ciento veinte personas acudieron a la cita terrorífica. Brujas, diablos, esqueletos, novias resucitadas y catrinas merendaron en la Casa de Cultura cedida por el ayuntamiento y decorada hasta con un photocall. La noche de difuntos en Las Regueras, una vez más, puso de manifiesto la importancia de la iniciativa popular para resucitar tradiciones. Los vecinos más ancianos aún recordaban aquella costumbre de amagostar d’ánimes y dejar un » puñadín de castañes pa los muertos» . Ellos ayer contaron la historia mientras los pequeños hablaban de truco o trato. Al final hubo intercambio de saberes. Los niños mayores del colegio que componen el grupo de participación infantil del municipio también aportaron historias de miedo que contaron a los más pequeños en la Casa de Cultura.

         

      

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa