Publicado el: 09 Nov 2017

Los incendios causaron 52 millones de pérdidas, estima el Principado

Guillermo Martínez afirma que en octubre Asturias vivió “una nueva generación” de fuegos, agravados por el cambio climático

Monte afectado por la oleada de incendios de octubre en Alesga, Teverga

Redacción/Grado

Devastadores, con numerosos focos simultáneos, y una gran capacidad de propagación. El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, considera que la oleada de incendios que se vivió en Asturias en octubre es un fenómeno nuevo, “una nueva generación” de fuegos agravados por el cambio climático. Como ejemplo: sólo seis de los incendios, los que afectaron al Suroccidente, ocasionaron el 80,5 por ciento de los daños, lo que da idea de su capacidad destructiva, señaló el consejero, durante una comparecencia en la Junta General del Principado, a petición propia. Martínez cifró en 52 millones de euros las pérdidas ocasionadas por estos incendios, en una valoración provisional. Las condiciones climáticas fueron cruciales para la gravedad de los fuegos, añadió el consejero, que destacó la llegada de una tormenta tropical, con vientos de más de 60 kilómetros por hora; la humedad relativa en el ambiente, menor al 30 por ciento, y la escasez de lluvias, ya que no había habido precipitaciones desde el 24 de septiembre, cuando los fuegos se agravaron sobre todo en torno al 15 de octubre. No había habido un verano tan cálido desde 1965. Fueron, dijo, siete jornadas de lucha contra el fuego en condiciones muy adversas, ya que no se pudieron usar medios aéreos por las condiciones ambientales. Martínez agradeció el trabajo de todos los agentes implicados en el dispositivo de extinción, y anunció que se están priorizando las medidas para intentar regenerar los espacios afectados, en los concejos del Suroccidente, y se planea adelantar las inversiones previstas en el plan territorial para luchar contra los incendios.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa