Publicado el: 24 Nov 2017

Historias impropias sobre una compra inapropiada

Contestación a Juan Carlos García

Grupo Municipal de IU de Teverga

Acerca de la tribuna de Juan Carlos García, nos parece relevante acercar diversos asuntos a la opinión pública y a todos los teverganos.

En primer lugar nos parece un artículo bastante inapropiado, sobre todo porque deja al margen muchas cuestiones relevantes -de manera interesada o no- para comprender con claridad un asunto tan oscuro.

Por un lado que estos mismos herederos ya hicieron esta misma reclamación (que volvieron a hacer ahora) en la anterior legislatura con el gobierno del PSOE; lo que pasa que el asunto se escondió en un cajón agravándose aún más el problema y no como parece indicar el autor de que la reclamación es una invención de este equipo de gobierno; pues no, es un tema extremadamente grave.

Otra cuestión errónea fundamental del escrito es que el caso de Teverga nada tiene que ver con la paralización de otros fondos mineros. Ese dinero del Palacio ya estaba en el Principado.

Teverga perdió ese dinero, como así le indicó Graciano Torre (exconsejero de Industria del Principado -y del PSOE-) al Ayuntamiento de Teverga, por no justificar en plazo el proyecto que se comprometió a ejecutar…

Respecto a la acusación que plantea el autor a toda aquella corporación, le explicamos que: el “permiso” a la Alcaldesa de entonces se le concedió a partir de una moción, de una propuesta (del PSOE), lo que no es un acuerdo en sí mismo; por tanto la anterior regidora ejerció las funciones de compra sin tener la facultad del Pleno para ello.

Pero todo esto lo tendrá que analizar un juez, y como se dijo en el Pleno, seguro que hay más investigados que los que inicialmente se proponen, pero la demanda se debe concretar contra personas concretas y es lógico que los principales acusados -o investigados- sean los máximos responsables de aquella operación. Pero por cierto, esto además, también lo deberá dedecir un juez si corresponde o no.

Una cuestión que clama al cielo del texto es que, a su entender, al no llegar los fondos mineros, el contrato es nulo. El autor debería informarse bien antes de infundir estos argumentos porque, fielmente, el autor confunde -o trata de confundir a los teverganos- los deseos con los hechos legales -y reales-.

Esa compraventa en nada se fundamenta con la llegada de fondos mineros o no; la compra se realiza y se reconocen intereses de demora (de en torno al 7%) a partir de la firma de esa “expropiación por mutuo acuerdo”. La compra se realizó al margen de la literatura con la que se diga cómo se va a pagar, en nada afecta a ese hecho que se produjo y que por tanto tiene efectos desde ese mismo momento.

Si fuera como el autor plantea no habría la problemática actual del Palacio, pero la hay porque el hecho jurídico se produjo: la compra. Lo que no se efectuó todavía fue el pago, generando la actual deuda más los intereses (que puede ascender a fecha de hoy a 1.700.000 €). Y esto no es la opinión del equipo de gobierno de Teverga, es lo que hay legalmente a día de hoy en nuestro Ayuntamiento.

Lo que ha hecho este equipo de Gobierno, gracias al apoyo del concejal Antonio Capín y con el rechazo del PSOE de Teverga, que encubre a sus compañeros, es tratar de frenar un varapalo económico que puede suponer la quiebra del Ayuntamiento y la desaparición del municipio. Querer convertir el problema del Palacio en un asunto partidista es actuar con mucha demagogia y con intereses espúreos, que además son copia y pega de los argumentos del PSOE de Teverga, que en vez de defender los intereses de los teverganos trata de defender a los responsables políticos de los hechos, ¿por qué? ¿de qué tienen miedo? Si no son culpables el juez simplemente conducirá la investigación por otro lado, dejemos que el análisis de los hechos continue para definir quién tuvo culpa y por tanto quien debe pagar: o personas concretas o todos los vecinos de Teverga, ese es el debate.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa