Publicado el: 02 Dic 2017

“¿A qué esperan para intervenir?”, clama Quirós ante las caídas de ganado

Los vecinos piden que se intervenga en las alcantarillas abiertas y se coloquen rejas para evitar más sucesos y acabar con una situación “vergonzosa”

La vaca que cayó en una alcantarilla abierta junto a la carretera de Murias.

Beatriz Álvarez/Quirós

La caída de una vaca preñada el pasado domingo a una alcantarilla abierta de unos cuatro metros de profundidad, en las proximidades de Murias (Quirós), y la denuncia que la propietaria, vecina de Llanuces, hizo en este diario, saca a la luz la peligrosidad de este tipo de alcantarillas y la existencia, al menos, de cuatro de ellas en el concejo.

A raíz de la publicación de la noticia, vecinos de diferentes pueblos han denunciado la situación en las redes sociales. “Lo de las alcantarillas tiene tela El otro día en Villaxime, al bajarme del coche, me topé un boquete enorme. Encima, tenía maleza alrededor. Claro, nunca pasa nada y si pasa no denunciamos. Pero si tienes un accidente en un lugar público por esa dejadez o desidia alguien tiene que ser responsable“, lamentó una vecina de Barzana.

“Es vergonzoso. De Santa Marina a La Fábrica hay varias alcantarillas sin rejas. Conozco el caso de una persona que se cayó dentro y como iba acompañada se salvó. A este abandono le acompaña la falta de luz. ¿A qué se espera para intervenir?“, añadió otra habitante del municipio.

El tramo que va del Barón a San Salvador, el cruce de Casares, y la carretera de Faedo son algunas zonas en las que se encuentran puntos peligrosos, tal y como han apuntado los propios quirosanos.

La vaca atrapada el pasado domingo, bajaba de los pastos de Llanuces junto a otras reses, custodiadas delante y detrás, cuando cayó a una alcantarilla abierta en las cercanías de la carretera, y que carece de protección. Los propietarios avisaron a los bomberos, que no se hicieron cargo del rescate, y finalmente recurrieron a una empresa local que tiene una grúa con pluma.

Más incidentes

El suceso, además, tiene precedentes. Hace unos años, a otro vecino de Quirós le pasó exactamente lo mismo con una de sus vacas. “Hubo que entrar a atarla para después izarla con el cazo de una pala. Después, como di cuenta de la incidencia, pusieron la tapa”, relató el ganadero. Y los habitantes del municipio denuncian un problema añadido. “A algunos desaprensivos llegó a darles por robar las rejillas que cubrían los agujeros y que deberían estar sujetas y prendidas en hormigón”. Una circunstancia por la que también se ha visto afectada una ganadera de Faedo, a la que un potrillo se le escurrió alcantarilla abajo.

Esta problemática acumula sustos en carreteras poco transitadas por las que no es extraño ver a gente, de edad avanzada en su mayoría, que sale a caminar habitualmente. La administración, por tanto, tiene ahora la responsabilidad de adoptar algún tipo de prevención para evitar males mayores.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa