Publicado el: 14 Ene 2018

Cinco empresas compiten por el proyecto de la travesía de Trubia

La oferta presentada por la Sociedad Asturiana de Ingeniería Civil es la que más puntuación ha obtenido en la licitación pública para diseñar la mejora de la AS-228 a su paso por la villa cañonera

Redacción/Grado
Cinco empresas de ingeniería compiten por hacerse con el contrato para redactar el proyecto de mejora de la seguridad de la AS-228 a su paso por Trubia. Se trata de Noega Ingenieros, Sociedad Asturiana de Ingeniería Civil y Energética (Incernersa); Inca, TPF Getinsa y Novotec Consultores. El pasado día 6 la mesa de contratación de la consejería de Infraestructuras abrió las ofertas, y el día 8 aprobó el informe técnico sobre las propuestas, que le otorga mayor puntuación a la oferta presentada por la Sociedad de Ingeniería Civil, que será quien casi con toda seguridad acometerá los trabajos, presupuestados en 59.500 euros, con ocho meses de plazo de ejecución. Una vez que el trabajo esté terminado y sea evaluado por los técnicos regionales se licitarán las obras, lo que situará su ejecución al final de este año o principios del año que viene. El proyecto de mejora y seguridad de la travesía de Trubia, una obra que afectará a los tres primeros kilómetros de la AS-228, Trubia-Puerto de Ventana, ya que abarca desde el cruce de Molina hasta La Riera, después del enlace con la AS-313 a Grado. Los pliegos de condiciones del contrato incluyen en el proyecto la sustitución de la actual media glorieta que regula el tráfico en este cruce por una rotonda, tal como reclamaban los vecinos.
Para definir el futuro proyecto, el Principado plantea las condiciones mínimas que debe cumplir el diseño: que todo el tramo cuente con dos carriles de 3,50 metros de anchura, y que en las intersecciones, se habilite un carril intermedio de espera de la misma anchura. En concreto, se hace referencia a esta solución para los cruces de entrada a Trubia, y para el cruce de Villarín, uno de los puntos negros de seguridad del tramo. También se especifica que en la zona más estrecha de la vía, a su paso por el parque de Cataluña, se ocupará el antiguo canal que era de la fábrica. El proyecto debe incluir el plan de expropiaciones y la regulación provisional del tráfico, además de reubicar las paradas de autobús y los pasos de cebra.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa