Publicado el: 14 Ene 2018

La banda sonora de Fonsu Les Regueres

El impulsor de La Xordia lleva décadas trabajando junto a su mujer, Montse Trabanco, en la recuperación de la música tradicional, a través de bandas y de investigaciones etnográficas

Fonso Les Regueres y Montse Trabanco con Iván y Adrián/ Foto Leny

Esther Martínez/Las Regueras
El nacimiento de La Xordia hace dos años en Oviedo y hace unos meses en Las Regueras no es más que “el parto de un proyecto en el que los que nos implicamos en su creación lo hicimos como se hace en una familia, desde el germen. No queremos multitud; preferimos convivencia, respeto y espíritu de grupo”. Así lo describe Fonso Les Regueres, gaitero y uno de los personajes más versátiles y polifacéticos en el mundo de la conservación de la cultura y patrimonio tradicional asturiano.
Alfonso Fernández, reguerano de Parades y su mujer Montse Trabanco, han sabido transmitir el interés por lo propio y lo tradicional, en disciplinas muy variadas, tanto a sus dos hijos como a los integrantes de sus grupos. Ambos llevan veinticinco años de matrimonio, y la banda sonora de su vida sigue siendo amenizada cada día por sones de la tierra. “Juntos hemos viajado por toda España y media Europa; Portugal, Francia, Andorra, Bélgica, Holanda, Italia, Dinamarca, Suecia, Alemania, antigua Yugoslavia, Rumanía … Hemos aprendido tradiciones y culturas de otros pueblos, lo cual nos ha dado una perspectiva diferente; valoras más tus tradiciones pero aprendes que no son tan distintas del resto del mundo como nos quieren hacer creer. Nos une mucho más de los que nos separa”.

Quien se enrola en La Xordia sabe que no se trata de bailar o tocar, sino de buscar las raíces profundas del folclore

Fonso y Montse, no se quedan sólo con la práctica y la pedagogía; ambos en un perfecto tándem realizan estudios de investigación sobre tradición oral, vestuario, instrumentos, etc. Quien se enrola en La Xordia sabe que no se trata de bailar o tocar, sino de buscar las raíces profundas del folclore, hasta en los detalles más pequeños; desde los lazos del pañuelos hasta las joyas. Montse investiga a través de grabados y pinturas los colores y modelos del vestuario de personas y gaitas y ella misma confecciona muchos de los complementos. También es la encargada de la preparación de las parejas de baile y gracias a su maestría ha conseguido que en un mismo concurso, el “Ciudad de Oviedo”, las tres parejas ganadoras fuesen alumnos suyos. “Nuestro papel en los festivales no tiene un afán competitivo, sino que lo hacemos para que la gente valore y respete el baile tradicional; a nuestros chavales les inculcamos el respeto a los demás y la obligación de aportar conocimientos y aceptar halagos y críticas a partes iguales”.
La pareja se conoció bailando asturiano y en eso siguen; ambos comenzaron con cinco años y sus trayectorias fueron paralelas. Fonso, con doce, comenzó a recibir clases de gaita de “El Pravianu” y completó su formación con estudios de solfeo, acordeón, zanfona, bandurria asturiana y percusión. Lleva 35 años recogiendo premios por su trabajo como gaitero y ha sido distinguido con el Urogallo de Bronce en el Centro Asturiano de Madrid en 2002. Ha participado en la grabación de programas de TV, ha sido gaitero oficial de numerosos concursos de tonada y de los grupos folklóricos Las Regueras, La Madreña, Los Xustos, PicuSantu Firme, Trasgu, El Orpín, Xuno, Xunetu, Conceyu Vezos Astures, La Sidrina y ahora de La Xordia; es miembro de AICA (Asociación de Interpretes de Canción Asturiana) y de La Piedriquina, en cuyo anuario ha publicado un artículo con la vida y obra del constructor de gaitas Antón de Cogollo, un referente mundial. Durante años ha recopilado instrumentos de todas las tonalidades conocidas fabricados en Cogollo, desde gaitas con ronquín, hasta gallegas reconvertidas a asturianas por el constructor.
Montse es la maestra por excelencia de su grupo, encargada de baile, percusión y vestuario. Su trayectoria pasa por numerosos grupos impartiendo sus saberes, dice que para ella fueron fundamentales las enseñanzas de Isabel López Parrondo, en 1996 su profesora de baile, quien le inculcó la importancia de la tradición oral y de la indumentaria.
Los hijos de la pareja, Adrián de 19 años e Iván de 17, son dignos sucesores de sus padres. Ambos llevan diez años estudiando en la escuela de música de Llanera; el mayor guitarra clásica y gaita además de formar pareja de baile con Carla Blanco, con quien ha logrado ya numerosos galardones. Iván estudió percusión tradicional asturiana (tambor, tarrañuelas, cucharas, pandereta) y ahora va a clases de batería. Ambos son gaitero y tamboritero respectivamente del grupo Fonte Foécara.
Fonso ha grabado más de una docena de discos, algunos en solitario como Na Fonte y otros acompañando a distintos grupos y artistas, entre ellos el reguerano Menalva.
El gaitero es optimista en cuanto a la salud del folclore en Asturias: “Creo que pasa por uno de sus mejores momentos, hay muchos colectivos trabajando por la cultura tradicional y cada vez más eventos que animan a la gente que desconoce este mundo a acercarse a él”. Carlotina y Elías, los miembros más jóvenes de La Xordía, forman sin duda parte de ese futuro.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa