Publicado el: 24 Ene 2018

Entra en vigor la nueva normativa de saneamiento ganadero

El Principado mantendrá la inmovilización de todos los animales del establo mientras no haya un «diagnóstico concluyente»

El ganado sacrificado recibirá una indemnización por sacrificio de acuerdo con el baremo que establece la Consejería de Desarrollo Rural

Vacas en una feria

Redacción / Grao

Mañana entra en vigor la nueva normativa de saneamiento ganadero, que hoy se ha publicado en el BOPA. La nueva normativa recoge que el Principado mantendrá la inmovilización de todos los animales del establo mientras no haya un «diagnóstico concluyente» y establece las indemnizaciones para el ganado sacrificado de acuerdo con el baremo que establece la Consejería de Desarrollo Rural.

La manera de llevar a cabo el saneamiento ganadero ha generado numerosos conflictos entre los ganaderos de la comarca y la Administración por las discrepancias a la hora de sacrificar animales que, con posterioridad se demostró que no estaban enfermos. Además las normas de inmovilización de las cabañas ganaderas generó muchos perjuicios económicos a los afectados, que han organizado numerosas movilizaciones. Esta nueva normativa trata de regular todos los aspectos de las campañas de saneamiento.

La norma informa que las campañas se desarrollarán con carácter obligatorio «en todas las explotaciones de ganado vacuno, situadas en el territorio del Principado de Asturias. Serán sometidos a campaña los animales de la especie bovina, para la erradicación de la tuberculosis, afectando a todos los animales de más de seis semanas de la explotación». El control diagnóstico en tuberculosis bovina se extenderá a los animales de edad superior a las 6 semanas, utilizando como base la prueba intradérmica de la tuberculina, mientras que en el caso de la brucelosis afectará a los animales de más de 24 meses en las explotaciones objeto de muestreo para el mantenimiento del estatuto de Región Oficialmente Indemne de Brucelosis bovina y a animales mayores de 12 meses en el caso de que se incorporen al rebaño procedentes de regiones no oficialmente indemnes de brucelosis bovina.

Las pruebas diagnósticas obligatorias para la obtención, mantenimiento, suspensión o retirada de la calificación sanitaria se realizarán según un calendario previamente establecido por la Consejería.  Por otro lado, los animales marcados como positivos en la realización de las pruebas diagnósticas «serán sacrificados obligatoriamente dentro de los 15 días naturales siguientes a la fecha del marcaje o a la notificación de la positividad», según recoge el nuevo reglamento.

En cuanto a la inmovilización, una vez iniciadas las pruebas oficiales para la obtención o mantenimiento del título de Explotación Calificada Sanitariamente a Tuberculosis Bovina, «queda prohibido la venta y compra de animales hasta recibir los resultados de la revisión a la totalidad de los animales de la explotación».

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa