Publicado el: 27 Feb 2018

David Villa Sánchez: Un delantero de récord

David Villa

 

Hablar de David Villa Sánchez es hablar de una leyenda viva del fútbol español. El delantero asturiano hace tiempo que se apartó de los focos principales del deporte rey, pero en la memoria de todos siguen sus goles con la camiseta de La Roja y las alegrías, o disgustos, protagonizados en La Liga.

El jugador de Langreo se formó en la Escuela de Mareo, donde crecen las categorías inferiores del Sporting de Gijón, y fue con ellos con quién dio el salto al fútbol profesional. Debutó un 17 de junio de 2001 en El Molinón en un partido de Segunda ante el Córdoba. Durante dos temporadas más militó el Guaje en las filas sportinguistas sumando un total de 38 tantos en 74 partidos disputados.

En el verano de 2003 hizo las maletas rumbo a un Zaragoza recién ascendido a Primera. Aquella misma temporada se convirtió en jugador clave de la escuadra maña y además levantó el primer trofeo profesional de su carrera. En lo que se conoce como el Galacticidio, los aragoneses se impusieron por 2-3 al Real Madrid en la final de Copa del Rey y se llevaron el título (6º de sus vitrinas) con un tanto de Villa desde los once metros. Fue estando en las filas zaragocistas cuando el asturiano acudió por primera vez con la Selección absoluta debutando un 9 de febrero de 2005 ante San Marino.

En verano de ese mismo año iba a ser el Valencia quien pagase sus 12 millones de cláusula de rescisión para llevárselo a Mestalla. Ya en su primer encuentro con la elástica ché, ante el Gante en la Intertoto, debutó marcando y dejando una carta de presentación por todo lo alto.

Aquella temporada se convirtió en el segundo máximo goleador de La Liga (el primero español) con 25 dianas, solo tras Eto´o. Esto lo llevó al Mundial de Alemania donde consiguió tres tantos, incluyendo el único que la Roja pudo lograr en su eliminación por 1-3 ante Francia en octavos.

Tras dos temporadas algo más irregulares sería en la 2008/09 en la que el asturiano firmase la mejor de su carrera. Se coló en el trío de jugadores valencianistas que más tantos sumaban en una temporada, junto a Kempes y Mijatovic (28 goles).

El verano anterior Villa había hecho historia con La Roja en la consecución de la segunda Eurocopa de su historia. El Guaje consiguió un hat-trick en el debut ante Rusia y marcó en el 92´el gol de la victoria ante Suecia en el segundo partido. Sin embargo, su alegría no pudo ser plena ya que se lesionó en las semifinales ante Rusia y no pudo disfrutar de levantar el trofeo en el césped.

En 2010 se convirtió en el segundo futbolista español más caro en traspasarse hasta la fecha, solo por detrás del Mendieta. Su paso por el Barcelona le sirvió para participar en el Mundial de ese mismo año donde sumó cinco dianas, convirtiéndose en Bota de Plata y siendo clave en la mayoría de victorias de La Roja.

El Guaje se convirtió en el verano de 2013 en jugador del Atlético de Madrid tras una última temporada donde sumó 21 tantos con el Barça. Solo duró una temporada en el Vicente Calderón, lo que le valió para sumar otra Liga más y otra llamada más a un Mundial con La Roja, esta vez con resultado mucho más adverso en la aventura brasileña.

En 2014 anunció su marcha a la recién estrenada MLS estadounidense. Tras una breve cesión al Melbourne City, el asturiano suma hasta la fecha 45 tantos con el New York City. Esto le valió volver con La Roja el pasado mes de septiembre bajo las órdenes de Lopetegui.

Y es que Villa es, junto a Julio Salinas, los únicos jugadores que han acudido con La Roja vistiendo cinco escudos diferentes. El futbolista vasco lo hizo vistiendo las camisetas de Athletic de Bilbao, Atlético de Madrid, FC Barcelona, Deportivo de la Coruña y Sporting de Gijón.

Así no hacen falta más datos para asegurar que cuando hablamos de David Villa, hablamos de una auténtica leyenda del fútbol español con el gol entre ceja y ceja.

 

[Remitido]

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa