Publicado el: 08 Mar 2018

Día universal de la mujer

Por Loli GALLEGO

 

Un año más se conmemora el Día de la Mujer. Un año más se  hacen manifestaciones por todos los países. Pero me pregunto ¿qué pasa durante los otros 364 días  del año? Yo  misma me respondo: todo seguirá igual. Las buenas intenciones quedan olvidadas hasta el próximo año que volverá  a recordarse y en este periodo de tiempo continuarán:

Los  malos tratos, tanto físicos como psicológicos.

Los asesinatos, que cada vez  van en aumento y cuando esto ocurre todo lo que oyes por la radio es que  se llame a un número de teléfono para denunciar previamente lo que luego ocurre, “dicho número no deja rastro”. Manifestaciones ante los centros oficiales con el consabido minuto de silencio; caras compungidas de los presentes, pero luego todo sigue igual.

Acoso en el trabajo de todo tipo y  si se denuncia, el despido.

Despidos improcedentes cuando una trabajadora queda embarazada o va a pedir trabajo en ese estado. Luego las quejas de la falta de natalidad y el envejecimiento de la población. ¿Cómo no va a ocurrir esta degradación demográfica ya que las leyes existentes no apoyan a las mujeres, dándoles facilidades para  tener hijos? Ante la disyuntiva de trabajo o hijos, se  opta por lo primero ya que es lo que la sociedad exige para poder vivir.

Discriminación  en los salarios, en igualdad de trabajo menor salario, con la circunstancia que la mujer no termina su horario laboral, pues cuando regresa a casa sigue trabajando atendiendo a la familia.

Imposibilidad de acceder a puestos de responsabilidad y liderazgo aún estando más cualificada. Es curioso que cuando en la prensa aparecen fotografías de dirigentes de empresas, jurados etc. el 80% son varones el 20% mujeres. Discriminación sindical, en los sindicatos mayoritarios no hay ninguna secretaria general y eso que éstos, los sindicatos, presumen  de apoyar estos movimientos feministas, “pura hipocresía”.

La mujer como objeto, la imagen me quedó grabada cuando en el programa  “El Hormiguero” el presentador (premio de Cultura 2017) se arrodilla  y simula besar el trasero de la invitada.

La mujer como mercancía. No solo la prostitución, sino el comercio de esclavas sexuales, sobre todo menores, secuestradas en países, siendo el nuestro el primero de Europa donde  actúan estas mafias.

Y pasando a otro punto aún más doloroso. Se inculca en los  jóvenes el machismo y la misoginia, estos conceptos se diferencian entre sí, pues tienen aspectos distintos.

El machismo, es la actitud de prepotencia de los hombres respecto a las mujeres y se presenta bajo distintos aspectos. No está aún muy lejos en España el Código Penal, en un caso de adulterio, era la mujer la que  era juzgada y castigada, mientras el hombre quedaba exento de castigo.

La misoginia es el odio a las mujeres. El misógino presenta unas características: es arrogante y egocéntrico, pone límites al desarrollo intelectual, controla a su pareja y cualquier motivo es causa de ira, critica a las mujeres con comentarios machistas, descarga su odio por medio de golpes.

Hasta  aquí todas la aberraciones que las mujeres están recibiendo constantemente sin que se tomen en serio por parte de los gobiernos para erradicar esta lacra social, que solo hace mártires a aquellas ciudadanas a las que se les conculcan y violan su derechos constitucionales y me remito una vez más al:

Título I de la Constitución: se habla de los derechos y deberes fundamentales. El art.14 dice”Los españoles son iguales ante la Ley sin que pueda  generar discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo o cualquier otra circunstancia personal o social.”

Aunque al final se incluye el sexo ,puede  inducir  a la confusión ya que con ese afán de  feminizar los conceptos puede entenderse que solo los varones españoles gozan de este derecho.

Estos políticos que lo ponen en femenino todo creen que con esto se solventa el problema de la Igualdad. ¿Pero que hacen para  terminar con este gran problema social?. Nada

Aún hay alguna ministra que con una gran desfachatez propone (un ejemplo) que las  señoras que  se dedican a la limpieza con una jornada de ocho horas han de trabajar 16 horas en las mismas condiciones económicas que perciben.

Cómo se  nota que esta señora tiene sus posaderas bien mullidas en un sillón, recibiendo un salario  por encima de lo normal.

Una pregunta ¿sería capaz de dar este consejo si ella tuviera que hacer la labor de cualquiera de las trabajadoras a las que aconseja hacer una huelga a la japonesa?

Antes  de dar consejos, que piense en el prójimo. Pero la vanidad y la soberbia enturbian sus mentes  y tienen la desfachatez de dar consejos porque se consideran superiores.

¿Qué se va a esperar para que el Gobierno actúe para solventar estos graves problemas? Nada, pues teniendo en el Ejecutivo personajes así poco se puede hacer.

Finalizando, transcribo la Ley que el parlamento de Islandia promulgó el 1 de enero de 2018:

“Tanto las empresas públicas como privadas deben demostrar que ofrecen el mismo salario a hombres y mujeres, en empleos de la misma categoría. Todas las empresas de más de 25 empleados tienen que obtener certificado de igualdad salarial, donde se demuestre que pagan lo mismo a sus empleados en roles similares. La empresa debe someterse a auditorias para recibir el certificado. Se pretende con la Ley cerrar la brecha salarial en 2022.

Después de Islandia los países que ocupan los mejores lugares son Noruega, Filandia, Ruanda, Suecia y Nicaragua.

Solamente me queda decir que la lucha por la Igualdad debe de seguir hasta llegar a la meta final, donde mujeres y hombres estén homologados en derechos y deberes y si esto ocurre la paz social será un hecho, cumpliéndose en toda su extensión el Articulo 14 de la Constitución.

 

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa