Publicado el: 09 Mar 2018

Cantia Gutiérrez: «Los recortes sanitarios de Madrid ponen en riesgo la vida de mi hijo»

Una joven de Trubia denuncia el traslado del Hospital de la Paz de la oftalmóloga pediátrica especialista en enfermedades raras que trata a su hijo Enol, de 2 años, que tiene cáncer en un ojo

Cinco familias en Asturias perderán a la especialista de referencia que atiende a sus pequeños

Cantia Gutiérrez, con el pequeño Enol

L. S./Trubia

En octubre del año pasado Cantia Gutiérrez empezó a observar algo raro en uno de los ojos de su pequeño Enol, que ahora tiene dos años. «Cuando le hacías fotos con flash, en vez de un reflejo rojo, salía blanco». A simple vista comenzó a ver una mancha extraña en un ojo del pequeño. El especialista del Hospital Universitario Central de Asturias confirmó que se trataba de un retinoblastoma, un cáncer en la retina, y derivó al pequeño trubieco al Hospital de la Paz de Madrid, de referencia nacional en el tratamiento de enfermedades raras oftálmicas en niños. Enol pasó a ser atendido por una de las mejores expertas en oftalmología infantil, Natalia Pastora, que «lleva diez años especializándose en este campo y es una experta de primer nivel». La doctora Pastora aprobó recientemente una oposición y va a ser trasladada a otro hospital madrileño, donde dejará de atender a niños con enfermedades raras de los ojos, y pasará a atender a cualquier tipo de pacientes, incluso a adultos, en un servicio no especializado. Los familiares de sus pacientes piden a la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que apruebe una comisión de servicio para que Pastora siga trabajando en su actual puesto. «Nos parece increíble que se tire por la borda toda esa experiencia, y se opte por contratar a un nuevo profesional sin esta formación previa», cuestiona Gutiérrez. El traslado de Natalia Pastora es, además, un paso más en lo que las familias afectadas (al menos, cinco de Asturias) consideran un «desmantelamiento» del servicio de oftalmología pediátrica del Hospital de la Paz, que es de referencia nacional y atiende casos graves de toda España. «En enero jubilaron de forma forzosa, por sorpresa, al doctor Abeleiras, un especialista de reconocido prestigio, que fue jefe de Servicio. Le habían quitado ya la jefatura después de exigir a la consejería de Sanidad más medios para hacer su trabajo, como quirófanos, personal de enfermería especializado, etc», asegura la joven trubieca. «Es un proceso de recorte y desmantelamiento que pone en riesgo la vida de nuestros hijos. Enol tiene que hacer una revisión cada seis meses. Con la jubilación de uno y el traslado de su especialista, el servicio quedará con un solo oftalmólogo para todos los casos que se derivan de España. Habrá lista de espera, la atención no será la misma, jugando con la vista, y hasta con la vida de nuestros hijos». Los afectados han creado una Plataforma nacional para luchar contra estos recortes, y han mantenido reuniones con los responsables políticos y sanitarios de la Comunidad de Madrid. «Hemos obtenido buenas palabras y ninguna solución real». Han lanzado una recogida de firmas en Change.org, donde se les puede mostrar apoyo y en la que ya han recogido cerca de 20.000 firmas. Y han pedido también una entrevista con responsables del Ministerio de Sanidad, además de plantear preguntas a la Asamblea de Madrid.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa