Publicado el: 11 Mar 2018

Las mujeres rurales se reivindican en Quirós

La jornada para celebrar el Día Internacional de la Mujer abarrota el Museo Etnográfico y atrae a personas de los concejos vecinos de Teverga y Proaza

Beatriz Álvarez/Quirós

Ayer tuvo lugar en el Museo Etnográfico de Quirós (MEQ) el acto principal que conmemoraba el Día Internacional de la Mujer en el concejo de Quirós. Una mesa coloquio en la Sala Polivalente del MEQ, reunió a cuatro mujeres muy distintas pero con una característica común: haber decidido quedarse en el pueblo para desarrollarse aquí personal y profesionalmente y haber elegido el medio rural para que sea el lugar en el que se eduquen y crezcan sus hijos.

El acto, organizado por la Asociación de Mujeres Valle de Quirós con la colaboración del Ayuntamiento y del MEQ, se trasladó al sábado, en palabras de la presidenta de la Asociación de Mujeres, “supone facilitar la presencia del mayor número de mujeres. Muchas quirosanas están fuera y siendo la jornada un sábado, además de reivindicativa se convierte de alguna forma en festiva (aunque realmente tengamos poco que celebrar)”.

Acudió un numeroso grupo de mujeres de los concejos vecinos de Teverga y Proaza, cuyas asociaciones, junto al resto de asociaciones quirosanas habían sido invitadas, y la jornada fue muy aplaudida. No solo por la asistencia, no se cabía en la sala destinada a su celebración, también por la elección del tema y de las ponentes: Josefina Fernández Osorio, Yolanda Alvarez García, Milagros Alvarez Alvarez e Isabel Alvarez-Cienfuegos Fidalgo.

Comenzó el acto con la bienvenida de Alva Rodríguez directora del Museo que dio paso en primer lugar a Ovidio García, alcalde de Quirós, quien manifestó encontrarse muy a gusto entre todas las presentes, en una mayoría femenina abrumadora, y destacó el éxito del pasado día 8 de marzo, al tiempo que celebró que el tema elegido en esta ocasión sirva para reflexionar en torno al mundo rural: “Tenemos la suerte de que nuestro concejo está muy cerca de núcleos importantes de población y de los polígonos del centro de Asturias, tenemos que trabajar para fijar población”.

En segundo lugar, tomó la palabra Eva Martínez, la teniente Alcalde, que celebró el nuevo brío que está tomando la Asociación de Mujeres. Reconociendo el trabajo que realiza la actual Junta Directiva, destacó que a pesar del éxito tremendo de los actos del día 8 de marzo, aún hay mucha gente que desconoce que “el feminismo no enfrenta a hombres con mujeres sino que es sinónimo de igualdad” y se congratuló especialmente por la elección de las cuatro ponentes que son cuatro ejemplos de lo que significa ser mujer en el Valle.

Finalizó la apertura Luisa De Castro, actual presidenta de la Asociación que recalcó que “nuestro trabajo es el reconocimiento a nuestras madres y abuelas que no tuvieron las mismas posibilidades, pero también son las semillas de frutos que recogerán nuestras hijas y nuestras nietas, sin olvidar nunca que los hombres están, tienen que estar, deben de estar junto a nosotras, no enfrente, ni delante, ni detrás sino al lado, porque somos personas y somos iguales. No realmente iguales en todos los sentidos porque nosotras además somos madres (o podemos serlo) por eso es tan importante la conciliación familiar y laboral porque realmente quienes conciliamos en este país somos las mujeres”. Y justificó la elección del título de la jornada “Me quedo en el pueblo” diciendo lo siguiente: ” La realidad que vivimos las mujeres en el mundo rural es distinta a la que viven las mujeres en la ciudad. En muchos aspectos. Se valoró que quizás los problemas de la brecha salarial y el techo de cristal no eran los que más nos preocupaban a las quirosanas (que también) y si otros como la mencionada conciliación familiar, cuando tienes niños pequeños y tienes que salir a trabajar o ir a las vacas, la importantísima función de cuidadora minusvalorada hasta que la mujer salió a trabajar fuera de casa, las familias se hicieron tan pequeñas, comenzó el éxodo rural y, de repente, quién cuidaba a los güelos. Porqué estás mujeres, podrían haber sido muchas más, lógicamente es imposible traerlas a todas al museo. Estas cuatro representan un poco al colectivo:
⁃ Isabel una mujer que ha viajado, con formación universitaria, que un buen día volvió para quedarse si bien siempre había estado vinculada al concejo.
⁃ Milagros, madre de familia numerosa y ganadera;
⁃ Yolanda, que es una luchadora que trabaja muchísimo para sacar sola a sus hijos adelante.
⁃ Quizás de Josefina tengo menos que decir porque hemos compartido menos cosas, pero Josefina es el futuro, ella y sus hijos, Manuel y Martín. Sin mujeres jóvenes que apuesten por la maternidad y se queden aquí, los pueblos se mueren.”

Y que para finalizar su intervención contó una anécdota personal. “Cuando se convocó este año el concurso de Quirós en cien palabras, presenté un texto (no ganó claro) sin embargo era mi visión de este concejo que ha escrito su historia a base de nombres de mujer. Yo no tengo una idea de cada pueblo, sino que identifico cada aldea con una mujer. Cuando llegue aquí hace treinta años, desde Oviedo, pensando que lo sabía todo, me encontré con un montón de mujeres como Pilar de Cienfuegos, Esperanza de Bueida que fue como mi madre y por poner sólo dos ejemplos, de las que he aprendido mucho, muchísimo porque ellas sí tenían mucho que enseñar”.
A continuación, dejaron su lugar en la mesa a la cuatro invitadas para pasar al acto propiamente dicho. Las mujeres fueron presentadas de nuevo y comenzó un diálogo muy ameno, divertido y emocionante. Acompañadas por una presentación digital que recogía distintos momentos de la vida de las cuatro, contaron un poco su experiencia vital y cómo quedarse no ha sido un handicap en su desarrollo como personas.

Para Josefina Fernández Osorio, empresaria del sector servicios, “Ir a Oviedo supone ir por ocio, aprovecho los viernes para hacer gestiones de trabajo, bajar a los niños a la piscina, ir al cine o hacer algo que nos apetezca. Tratándose de ocio es distinto porque lo haces o no lo haces. Me gusta visitar la ciudad (de hecho Josefina es una gran viajera), pero no vivir en ella. La naturaleza me encanta, la tranquilidad. No lo cambio”.

Yolanda Alvarez García y Milagros Alvarez Alvarez, recordaron, no sin emoción la ayuda prestada por los vecinos. Yolanda natural de Proaza llegó recién casada a Villamarcel y pronto tuvo que sacar sola a sus hijos adelante, ayer destacaba el apoyo de la gente de Villamarcel en su labor diaria, no solo echándole una mano en las tareas ganaderas, sino también con sus hijos. Milagros natural de Cienfuegos, se casó en Bermiego y comenzó allí su vida familiar, recordaba ayer a su madre y a su suegra y con mucho cariño “lo que cuidaron las de Balba a los mis nenos, lo que me enseñaron las mujeres de Bermiego, y a la hora de recoger el pan, por ponerte un ejemplo, nunca estuve sola en la tierra”.

La experiencia de Isabel Alvarez-Cienfuegos Fidalgo es diferente, maestra de profesión, aunque de origen quirosano, siempre había mantenido su vinculación con el concejo. En el año 89, decide pedir una excedencia en su trabajo para viajar, mientras se instala en Quirós. Viaja por el mundo pero siempre vuelve. Se enamora y se casa con José María, un hombre al que define como muy inteligente y sensible. No vuelve a ejercer su profesión. Ayer contaba que no echa de menos nada “porque siempre conocí a Quiros sin algunos servicios, por ejemplo, sé que si quiero ir al dentista tengo que bajar a Oviedo, pero hemos avanzado muchísimo en mucha cosas”.

Todas coinciden en que el coche es la clave para todo, la independencia y la libertad que les ha dado a la hora de moverse y ser autónomas. También coinciden, las que son madres, en valorar la escuela rural muy positivamente, solo Josefina tuvo dudas, “pero mi madre con buen criterio me abrió los ojos y ahora estoy súper contenta”. No se plantean el futuro fuera de aquí aunque no saben que puede pasar, vivir el día a día, en el medio rural es su objetivo. El presente de Quirós, sin duda, tiene nombre de mujer: Isabel, Milagros, Yolanda y Josefina son algunos de esos nombres.

Pusieron el broche de oro final otras dos quirosanas, ejemplos del talento femenino del concejo. Tina Alonso (Cortina) y Cristina Alvarez (Villamarcel) poetas, que leyeron sendos poemas propios. El de Tina, acorde con el título de la Jornada “Me quedo en el pueblo” y el de Cristina más reivindicativo y más propio de 8 de marzo. Ambas arrancaron encendidos aplausos entre los presentes.
Concluyeron el día comiendo juntas en un restaurante de la zona.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa