Publicado el: 14 Mar 2018

De pensiones y emprendedores (I)

José M. RODRÍGUEZ ANTOMIL

[Desde la ría de Miranda]

Andan nuestros politiquillos lanzando globos sonda sobre las pensiones y su viabilidad. Hemos perdido casi un 10% de poder adquisitivo y siguen erre que erre, que el sistema no es sostenible. La hucha de las pensiones está desvalijada y lo que se barrunta es que sin tardar mucho nos quitarán por lo menos una de las extra. Y todos tan contentos; por si esto es poco la señora Villalobos nos dice que vivimos más tiempo cobrando que trabajando. Nos llama gilipollas, tontos, vagos y ¡todos callados!
Pero ¿por qué el sistema no es sostenible? ¿por qué se vació la hucha de las pensiones? No hay que ser economista para saber que las pensiones son el resultado de muchos años de aportación de trabajadores y patronos, para que a los 65 años pudiésemos dejar de trabajar y seguir viviendo dignamente, al menos así lo recoge la Constitución.
Nuestros políticos, capataces serviles del gran capital, han encontrado un nicho de votos en los más desvalidos, unas veces (amedrentándonos con la desaparición de las pensiones), y los más espabilados otras, y así llegamos a las pensiones sociales, que no digo que no se tengan que pagar, pero a costa de los impuestos y nunca de quienes han cotizado 30 ó 40 años a la Seguridad Social; ésta debe ser intocable, únicamente para quienes han contribuido a ingresar en su caja.
A quienes están cobrando prestaciones sociales hay que pagarles el salario mínimo, pero a cambio de aportar algo a la sociedad, por que si no echemos cuentas: 446€, más ayuda al alquiler, más ayuda a la electricidad, se acercan a los 800€, que es lo que cobran hoy muchos trabajadores. ¿Merece la pena trabajar?
Si el capital y sus capataces consideran que el mantener así las ayudas sociales les es rentable, pues que las paguen ellos, y en vez de pagar las grandes sociedades un 47% menos de impuestos, que paguen como los españoles de a pié.
Los capataces del capital que dicen que vivimos más tiempo cobrando que trabajando, no se dan cuenta de que cobran por ir al congreso a dormir o jugar con el móvil, que les pagamos todos los españoles; y claro, viviendo como viven ellos, si podríamos trabajar más tiempo. ¡Qué desvergonzados son!.
Quitándoles un 10% de sueldo, dietas y privilegios que ningún otro trabajador tiene y exigiéndoles devolver lo presuntamente robado y malgastado, la T. S. S. volvería a llenarse y las pensiones no correrían ningún peligro.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa