Publicado el: 15 Mar 2018

Ganaderos y políticos piden una gestión del monte «cercana al vecino»

El alcalde de Quirós, Ovidio García, participó en un debate junto a la ganadera Mari Cruz Fernández y la abogada Clara Esther Rodríguez, de COAG, en el que se reclamó la recuperación del uso tradicional del fuego

De izda a dcha: Nati Fernández, ganadera, quirosana, vocal en COAG; Mari Cruz Fernández, ganadera, presidenta de la cooperativa Campoastur, Clara Esther Rodríguez, abogada de la organización agraria de COAG y Ovidio García, alcalde de Quirós

Beatriz Álvarez/Oviedo

Una nueva política que permita que la gestión de los montes esté cerca de quienes los utilizan, es decir, los vecinos, auténticos propietarios de los mismos; una guardería de montes «compartida» y la recuperación del uso tradicional del fuego para controlar la masa arbustiva, fueron algunos de los argumentos expuestos ayer en Oviedo en una mesa redonda bajo el título «Propuestas para obtener rendimiento de la superficie de montaña», que contó con la presencia de Clara Esther Rodríguez Guerra, abogada especialista en derecho agrario, con casi veinte años de trabajo para la organización agraria COAG; Mari Cruz Fernández, ganadera y presidenta de la Cooperativa Campoastur y Ovidio García, alcalde de Quirós. La mesa contó como moderador con Juan Luis Rodríguez-Vigil Rubio, abogado, autor de «La mitad olvidada de Asturias» y expresidente del Principado de Asturias, y el acto se celebró en el Club Prensa Asturiana.
Y fue Rodríguez-Vigil quien reflexionó en primer lugar sobre la situación del medio rural asturiano afirmando que «todos los esfuerzos públicos están conectados con la zona central dejando en segundo lugar los problemas del mundo rural y ésta es una realidad que no puede mantenerse. Estamos inmersos en un proceso de reordenación del área central de Asturias que supondrá la reordenación legal, económica y funcional afectando, claro está, también al medio rural, a las relaciones entre Ayuntamientos y vecinos y su relación con los montes comunales. Ha habido una especie de fenómeno de abducción de competencias de la Administración autonómica, obviando quiénes son los propietarios reales de los montes, los vecinos». Este fenómeno, afirma Rodríguez-Vigil, no se justifica de modo alguno pues no cabe entidad administrativa municipal, es decir, ayuntamiento sin territorio. Vienen tiempos de cambios profundos en los que habrá que escuchar a todos los agentes implicados: Ayuntamientos, vecinos usuarios del monte, tanto ganaderos como sujetos de actividades forestales.
Introdujo el moderador a los ponentes destacando de los tres «el profundo conocimiento del medio rural y su visión bastante exacta del mismo por su profesión y porque se trata de personas que están sobre el terreno».
Clara Esther Rodríguez tomó la palabra en primer lugar exponiendo de forma muy clara y didáctica cuáles son, a su juicio, los principales problemas del campo asturiano, si bien añadió varias veces que «la situación del mundo rural asturiano daría, al menos, para estar hablando diez días seguidos». Resumió esta problemática en cinco grandes bloques: en primer lugar, la diversidad de montes en Asturias y nuestra propia geografía que hace que el aprovechamiento de los montes comunales tenga en cada zona una necesidad; la propiedad de los montes, que muchos ayuntamientos han sustraído a los vecinos («tenemos sobre la mesa de COAG, una situación en el concejo de Tineo que es la siguiente, el Ayuntamiento está exigiendo una tasa a los vecinos por su uso, cuando se trata de unos montes cuya propiedad está perfectamente definida», apuntó); las dimensiones de las explotaciones; el acotamiento de los pastos, donde denunció que «no puede ser que ahora que se haya permitido el pastoreo en las zonas incendiadas nos encontremos con que la administración regional excluya estas zonas de las ayudas de la PAC»; y el problema de las infracciones cuando un ganadero no dispone de licencia de pastos. «Explícale a una vaca dónde acaba Belmonte y donde empieza Somiedo», ironizó.
Ovidio García, alcalde de Quirós, veterinario y miembro de la Administración, anunció en su turno de palabra que iba a  ser crítico. Contó García que en el concejo de Quirós «tenemos todo lo que se puede imaginar» haciendo referencia a la variada casuística del concejo. «El Ayuntamiento nunca ha intervenido, por ejemplo, en la gestión de las morteras, pastos vecinales en manos de las parroquias, tenemos montes de propiedad privada en venta, y también tenemos el monte muy abandonado de forma que hay que buscar un revulsivo para ponerlos en valor y no será sólo con la concentraciones parcelarias. El concejo tienen un panorama extrapolable a todos los municipios asturianos de montaña.» El gran handicap, apuntó Ovidio, es la gestión, los vecinos no pueden ser meros espectadores, «ni los vecinos, ni los ayuntamientos», y criticó el exceso de burocratización del sistema. «Cuenten los lobos y controlen el fuego, pero dejen la gestión a vecinos y Ayuntamientos», dijo en clara referencia a la Administración regional. Apuntó también que sería positivo recuperar el fuego como herramienta fundamental para controlar los matorrales «Estamos convirtiendo al Paraíso Natural que es Asturias en un matorral de artos y felechos».
La última intervención fue de Mari Cruz Fernández que comenzó diciendo «que estoy aprendiendo muchas cosas esta tarde», para criticar la tasa que se pretende cobrar a los ganaderos «por ser jardineros que crean un beneficio para ellos, pero sobre todo para la sociedad». Fernández centró su intervención en el aprovechamiento de la riqueza forestal de los montes.
Aprovechamiento eminentemente gratuito de los montes ya que, en palabras de Rodríguez-Vigil, «sólo puede cobrarse una tasa si efectivamente la Administración ha actuado». Una realidad aterradora, con datos como que «el 80 % de monte público es matorral arbustivo», según recoge «La mitad olvidada de Asturias». Para Vigil, «el uso controlado del fuego que «no ha producido nunca catástrofes como las de ahora y ya existen informes del ICONA que ponen mucha luz frente a la actual demagogia». Un gran reto: dar juego a la entidad que más cerca está de los ciudadanos en la gestión de Montes que no es otra que los ayuntamientos que si bien se ha refugiado en la tutela ejercida por la Administración regional adoleciendo de un cierto infantilismo ha de abandonar esta postura para ser quien efectivamente tome el mando en este tema o, en todo, caso adoptando posturas de cogestión, exigir a los técnicos que hagan su trabajo, siendo éste el propio y exclusivamente técnico pues en palabras de Ovidio García «diseñar sí, pero entrar en las habitaciones de las casas, no».
Muchos fueron los temas puestos ayer sobre la mesa y muy interesante el debate generado que ciertamente no acaba aquí.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa