Publicado el: 15 Mar 2018

Somiedo, el concejo asturiano con más licencias de caza mayor

El Principado aprueba el plan cinegético que concede 524 piezas a las reservas regionales del Camín Real de la Mesa

Teverga, Proaza, Quirós, Belmonte y Yernes y Tameza también obtienen permisos para recechos de rebeco, venado y batidas de jabalí

Cazadores en Proaza en una temporada anterior

 

Redacción / Grado

La reserva regional de caza de Somiedo, dentro del parque Natural, es la que más permisos de caza mayor ha obtenido de toda Asturias en el Plan de Caza para la temporada 2018-2019. En total  los cazadores podrán cobrarse 235 animales, entre rebeco, venados y jabalíes, lo que supone el 15% del total de la caza del Principado. También Teverga tiene un alto número de permisos, 131, que incluyen jabalíes, rebecos y venados. A más distancia le sigue Quirós, con 67 piezas permitidas, Proaza con 49, Belmonte con 22 y Yernes y Tameza con 20. En Teverga también se incluyen cinco permisos de caza menor.

Según el director del Parque Natural de Somiedo, Luis Fernando Alonso, el número de permisos en esta reserva es similar al de otros años, al menos en batidas de jabalí y en rececho de venado, aunque en batidas de rebeco es ligeramente inferior a la temporada pasada. Explica que estas cifras no influyen en la protección del parque «la actividad de la caza está regulada en el instrumento de gestión del parque natural y no provoca problemas en la gestión».

En la reserva de Somiedo se permiten en esta temporada 110 recechos de rebeco y 22 de venado, así como 103 batidas de jabalí. En Teverga se permiten 13 recechos de rebeco, 25 de venado y 83 batidas de jabalí. En Quirós, 14 recechos de rebeco, 7 de venado y 46 batidas de jabalí. En Proaza, dos recechos de rebeco y seis de venado, además de 41 batidas de jabalí. En Belmonte de Miranda solo se permiten 22 batidas de jabalí, mientras que en Yernes y Tameza ocurre lo mismo y se les conceden 20 permisos para matar jabalíes.

En la Reserva Regional de caza de Somiedo, en las cacerías de rececho de la especie venado (macho y hembra) se autoriza a disparar sobre venado macho selectivo, con cupo de un ejemplar, conforme a las indicaciones recibidas del Guarda responsable de la cacería.

La caza a rececho es una modalidad de caza que consiste en la búsqueda de un animal seleccionado por su trofeo, o simplemente la búsqueda de un animal para darle caza, efectuando luego un acercamiento sigiloso a la misma para darle muerte. Las batidas, sin embargo es una modalidad practicada por cuadrillas organizadas en dos grupos. Uno de ellos, el de los monteros, auxiliados generalmente por perros, avanza acosando a las piezas para que abandonen su lugar de refugio o encame. El otro, el de los cazadores, se sitúa estratégicamente dominando la línea de huida de las piezas para darles muerte.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa