Publicado el: 16 Mar 2018

Maricuela: “Recojo este cariño en nombre de todos los que dieron su vida por la libertad”

Ángeles Flórez Peón, que este año cumple cien años y es la última miliciana viva de la Guerra Civil española, compartió ayer una emocionante tarde con los vecinos de Las Regueras

Laura Díez Prieto, secretaria de Igualdad del PSOE de Las Regueras; Maribel Méndez, alcaldesa; Maricuela y el periodista Pedro A. Marcos/ Foto Esther Martínez

Beatriz Álvarez/Las Regueras

Tarde de emociones en Las Regueras junto a Ángeles Flórez Peón, “Maricuela” (Blimea, 1918), la última miliciana viva de la guerra civil española.

Miliciana y presa en Santurrarán durante casi un lustro, tras un consejo de guerra, exiliada en Francia durante 57 años, madre y compañera, volvió a España a raíz de la muerte de su marido para que sus cenizas descansen aquí. Le quedan apenas unos meses para ser centenaria, cumplirá cien en noviembre, pero la mujer que ayer estuvo en Las Regueras, en un acto con motivo del 8 de marzo organizado por la Agrupación socialista local, desprende una vitalidad y una energía más propia de la joven que fue que de la mujer de edad que es.

Muy activa en redes sociales, vive sola, se levanta a las 8.00, se arregla y se maquilla un poco “aunque no vaya a salir”. Tiene mucho trabajo últimamente, la gente le ofrece ahora un reconocimiento merecido y un baño de cariño. “Esto lo guardo en el corazón también para todos los que no han podido estar aquí. En vuestras caras veo el interés por conocer la historia y es mucho honor el que me hacéis. Lo recojo en nombre de todos los que dieron su vida por la libertad” dice muy agradecida.

Impresionante el testimonio personal en el recuerdo del novio al que fusilaron por bajarse del barco para ir a buscarla, en el recuerdo de la amiga de Valdesoto muerta mientras “carretaba la pota con la comida a los milicianos” en una labor que ella también realizaba con frecuencia esquivando las balas que silbaban por encima de sus cabezas y en el recuerdo de Rosario Casanueva, de Noreña, presa con ella, a la que fueron a buscar “para salir” y nunca regresó. “Yo era joven y no tenía condena a muerte. Lo peor eran las madres. Cada vez que lo hablo, no lo hablo, lo vivo. Dentro del penal había otra cárcel. Supe después que hubo asturianos que nacieron allí. Se comía muy mal, pero lo peor era lo humilladas que estabamos. ¿Sabes lo que es saber que estás condenada a muerte y estar esperando que te llamen para “salir” sabiendo que no volverás? Eso me marcó toda mi vida”, cuenta de la cárcel.

Ángeles Flórez adoptó el apodo de ‘Maricuela’ con solo 17 años, así se llamaba el personaje que interpretaba en la obra “Arriba los pobres del mundo”, justo cuando estalló la Guerra Civil. No lo volvería a representar. “Yo era muy cobarde” contó ayer, en el sentido de tímida, “pero cuando tengo una cosa, soy valiente. Así que me dieron el papel y lo acepté. Estrenamos la obra y la protagonista era Maricuela. No me gustaba nada el nombre, era horrible y yo decía, va a quedame, va a quedame y mira, ahora me suena bien.”

Maricuela insiste en la necesidad de que se conozca la historia, sobre todo, por los más jóvenes “si no conoces la historia, no puedes defenderte”. Cuando se le pregunta por Pedro Sánchez, dice que aunque no era su candidato “hay que darle el mérito que se merece, porque le dieron por todas partes y ahí está.” A la pregunta de qué le parece el voto mayoritario de la gente de este país a la derecha, afirma que “es incomprensible, no tiene explicación, no puedo comprender esta ignorancia, cuando hay gente pasando hambre”. Y a la pregunta sobre el papel de las chicas en esta sociedad, replica: “de las chicas y de los chicos también, ¿no?” Y ve esperanza en la manifestación del 8 de marzo “en la que había gente muy joven”.

Tras el 8 de marzo más reivindicativo y la primera huelga feminista de la historia convocada en España, el testimonio de mujeres como “Maricuela” adquiere un importante valor. “Escribí mis memorias porque siempre me gustó escribir, pero no pensaba que iban a interesar a nadie. Yo podría estar tranquila en casa pero ahora mi lucha es para que se sepa la historia y no se repita. Los jóvenes son mi esperanza. Hay que luchar, ir a las manifestaciones y hay que votar. El compromiso de la juventud es el que es porque no conocen la historia.”

El acto, organizado por la Agrupación socialista de Las Regueras, contó con la presencia de la alcaldesa, María Isabel Méndez; la secretaria de Igualdad del PSOE reguerano, Laura Díez Prieto, y el periodista Pedro A. Marcos.

El próximo día 13 de abril de 2018 Maricuela recibirá en Castrillón el Premio José Fernandín reconociendo su lucha por la igualdad y la justicia social. Este galardón lleva el nombre del primer Alcalde socialista del municipio, fusilado durante la Guerra Civil.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa