Publicado el: 26 Mar 2018

El nome del nuesu conceyu ye Grau

Informe del Serviciu de Normalización Llingüística de Grau

Por Miguel Rodríguez

Filólogu

El Serviciu de Normalización celebra que yá tean superaos los debates nos que la llingua asturiana queda relegada a la diglosia nel tema de la toponimia ya aplaude que la discusión se centre nas dous formas asturianas del topónimu: Grau/Grao. Lo que ta claro yá que Grado nun yá una forma que represente a nenguna persona, pues yá una castellanización que nun tien nada d’usu oral na mayor parte d’Asturias ya, como se ta viendo, ta siendo rechazada pola estensa mayoría de los habitantes del conceyu. Nun yá la primer vez nel procesu de recuperación de la toponimia tradicional asturiana que la xente se posiciona radicalmente en contra de la forma deturpada, como nesti casu yá Grado, ya puxa porque se reconoza una de las formas tradicionales del topónimu. Esto indica’l cambiu de mentalidá ya la evolución social que tamos viviendo: hai trenta años esti debate nun diba ser posible, porque la dualidá sedría castellanu vs. asturianu ou, yá más, llingua emponderada vs. llingua minorizada. Grau/Grao La diferencia ente Grau ya Grao yá, como se pue comprobar, puramente gráfica ya actualmente nun respuende a nengún criteriu que nun sía ortográficu. Cuando s’oficializóu la toponimia tradicional del conceyu rechazánonse las formas erróneas ou castellanizadas que nun tenían usu oral ya corrixénonse aquellos topónimos que, como yá se fixera en Galicia, País Vascu, Navarra, Valencia, Baleares ou Cataluña, nun se correspondían a la realidá llingüística del territoriu. D’esta manera la forma Grau foi escoyida por dellas razones: la primera d’ellas yá la contraposición a Grado, que yá totalmente ayena ya suena foránea. La segunda razón yá la cantidá de xente que de manera oral usa’l topónimu asturianu (sin -d-): nesti casu yá la totalidá de la población. La última de las razones foi la coherencia ortográfica de la llingua asturiana: la normativización de la llingua asturiana, como nel restu de llinguas del mundu, fíxose en base a dellos criterios arbitrarios ya unu d’esos criterios yá la regularización de los finales en -u de la toponimia de las zonas onde se fala la variedá llingüística occidental. Un exemplu d’arbitrariedá: en castellanu regularizóuse hai dellos sieglos la escritura de la preposición para, pero toos sabemos que convive con pa en tol territoriu de fala española. Naide se cuestiona que se reconozan las dous formas d’escribillo porque hai una norma ortográfica que solo acepta para. Acéptase ya puntu. Outru exemplu yá como pasa en portugués, onde na fala oral tolas palabras que s’escriben con -o final pronúncianse -u, pero a la hora d’escribillo, naide se cuestiona si se debería esrcibir con -u, sinón que s’acepta la convención por coherencia llingüística. N’asturianu pasa lo mesmo: la nuesa norma yá restrictiva en cuanto a la escritura, pero non en cuanto a la pronunciación. Yá tan fácil como abrir l’amplitú de rangu llingüísticu: nun podemos falar d’una llingua moscona ou d’una llingua ayerana ou casina, sinón que falamos d’una llingua asturiana qu’engloba las diferentes variedades locales. D’esta manera nel occidente podemos pronunciar, por exemplu, portiella ou purtiella, pero a la hora d’escribir ya pa ser coherentes col restu de falantes d’asturianu que solo dicen portiella, escribimos portiella. A esto yá lo que técnicamente se llama variación del vocalismu átonu occidental de la llingua asturiana. Esti fenómenu llingüísticu nun pasa solo n’asturianu, sinón en gallegu ou catalán, por dicir dalguna llingua vecina, ya consiste na vacilación ente o ya u ya ente e ya i (podemos dicir ponte ou ponti, pero escribimos ponte) cuando nun llevan l’acentu nuna palabra. Entós falamos d’archifonemas: sonidos que varían, pero que nun diferencian léxicu. N’interior de palabra’l casu más prototípicu yá’l de portiella, onde unas veces pronunciamos más tirando a -u ya outras más tirando a -o, pero solo lo trescribimos con -o, ya nun cambia’l significáu de la palabra anque usemos una ou outra. Al final de palabra pasa lo mesmo ya ehí vien lo que nos interesa: pronunciamos prau ou prao (nunca *prado n’asturianu) ya’l significáu nun cambia, pero, a la hora d’escribillo ya por coherencia col restu del asturianu, onde solo se diz prau, escribimos prau. Yá una regularización, una norma escrita que nun tien más trescendencia que la sorpresa inicial si nunca se víu escrito nada asina, pues hai que recordar que la normalización del asturianu ta siendo llevada a cabu agora mesmo, dempués de munchos sieglos d’autoodiu ya acomplexamientu ya tamos viviendo’l cambiu nesti empiezu del sieglu XXI. Ehí ta’l «problema» cola forma Grau/Grao: si bien yá verdá que los falantes más vieyos del nuesu conceyu siempre tienden a la pronunciación más zarrada de las vocales átonas (cousa que pasa n’outras llinguas, como’l castellanu ou’l gallegu), la mayoría de la xente güei en día vacila ente una -u ya una -o ya eso fainos escuchar indiscriminadamente pola cai cousas que varían ente dalgo como Grau, Graou ou Grao. Amás xúntase dalgo añadío que nun nos tendría por qué afectar na nuesa pronunciación, pero sí lo fai: nel centru d’Asturias (onde sí se diferencia bien la -o ya la -u finales), la forma mayoritaria yá Grao (equí sí con una -o clara) ya eso tamién pue tener efectu na nuesa percepción llingüística pola presión de la forma de falar de los de la capital d’Asturias. El debate sitúase, entós, nel planu escritu ya social, non llingüísticu: ¿gústanos la forma Grau ou la forma Grao pa representar una pronunciación intermedia d’esa vocal? Al final paez una cuestión de gustos que pasa pol tamiz del desconocimientu de la norma asturiana, pero nun yá un rechazu a «lo asturiano», sinón tolo contrario: el debate de cómo escribir amuesa un interés qu’antes nun había pola participación ya la sentimentalización de la llingua asturiana, aspectu bien positivu ya enriquecedor pal procesu de normalización llingüística d’una llingua minoritaria ya minorizada. Conclusiones Dende’l Serviciu de Normalización Llingüística del conceyu abanderamos la reivindicación del usu escritu ya oral de la toponimia tradicional asturiana ya celebramos el rechazu a la forma deturpada Grado. Amás promovemos l’usu del oficial Grau polas razones espresadas ya por arguyu: l’asturianu, que yá una llingua con una historia ya un futuru como las demás, tien que medrar n’unidá ya sin prexuicios colas normas ortográficas, anque, tamién yá verdá, ya como pasa nel restu de llinguas, esas normas pueden dir afinándose hasta llegar a consensos ya a una comodidá real pa tolos usuarios de la llingua. Tamos nel camín de la normativización ya de la normalización, así que’l debate yá necesariu ya positivu. Queda abiertu’l Serviciu de Normalización pa responder a cualquier pergunta ou duda sobre la toponimia ou la llingua asturiana que los habitantes del conceyu puedan tener.

Comentarios:
  1. Pedro dice:

    Este hombre onde taba haz 30 años? Para la gente de la villa Grao, siempre fue Grao, nunca Grado. Y ya desde hace muchos años antes de que vinieran los “normalizadores” a decirles como tiene que escribirse el topónimo. Que no venga vendiendo motos sobre “sentimentalizazacion” de hace cuatro días, como queriendo justificar el sueldo que se están llevando calentito, que en Grao, ya llevan “sentimentalizados” con el tema desde antes de que ellos existieran. De todas maneras, lo más esperpéntico de todo esto, ye que con tanta “normalizacion” van a lograr el mismo efecto que con la castenallización, es decir que ningún pueblo se llame como realmente lo llaman sus vecinos. Gran trabajo de campo, si señor.

    • AlNombre... dice:

      La diferencia ta entre lo que dicen los filólogos que llevan estudiando la toponimia desde hace décadas a los filólogos de barra de bar donde sus estudios, argumentos, teorías…no van más allá del “siempre se dijo grao”

  2. Pedro dice:

    Lo mismo se puede decir, en cuanto a argumentos, de los que usan el vídeo de la señora para tratar de justificar que se dice Grau, en lugar de Grao. Igualmente, se pueden encontrar en el concejo cientos de señoras mayores que dicen claramente Grao y familias que lo pronunciaron así durante generaciones. Por cierto, los filólogos, en su sabiduría, preparación, endiosamiento, elitismo y clasismo, se han pasado por los mismisimos la realidad de como las gentes del concejo pronuncian y escriben su nombre. A ver si va a ser que los “filólogos de barra de bar”, al final, tienen los pies más en contacto con el suelo y son más prácticos y realistas que los que tratan de ilumínar el camino al ignorante vulgo. Los orimeros serán unas eminencias, pero si el resultado de tantísimos años de estudio ha concluido que Grao tiene que escribirse Grau, igual el estudio lo hubiera hecho mejor un becario, o mismamente, uno de los de la barra del bar. Pero bueno, ya sabemos que los académicos son ese tipo de personas que nos dicen a los demás hasta como hay que manejar un tractor, aunque en su puñetera vida hayan conducido alguno. Ah, y la señora del vídeo, a parte de que tan pronto dice Grau como Graou o Grao, también dice clamente Belmonte en lugar de “Balmonte”. Igual es cierto que hay que tomar como ejemplo a los bonos falantes. De todas maneras, aceptemos Grau como animal de compañía, a ver cuanta gente va leer el cartel y pronunciar el nombre correctamente. Me aventuro a decir que ni el primero. Ese va a ser el gran resultado de esta tan eficiente “normalización”, es decir, el mismo que el de la “castellanización” que se hizo en su momento: Un pueblo con toponimia impuesta.

  3. Abel dice:

    Amén. Cuando habla uno que sabe, que tiene estudios de ellos, que no tiene ningún interés partidista, que no vive de un partido político o sindicato,no hay nada más que decir.
    Sencillamente gracias

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa