Publicado el: 14 Abr 2018

Gochos celtas en libertad para cuidar los bosques de castaños

Técnicos del SERIDA presentaron en Las Regueras su estudio sobre la conservación de los castañares con pastoreo de cerdos autóctonos, en un acto que contó con numeroso público

Juan Carlos García y Loli Loureiro, del Serida, junto al edil José Fernández/ Foto Esther Martínez.

Esther Martínez/Las Regueras

Sobre la interacción de dos de las especies autóctonas más valoradas en Asturias, como son el gochu asturcelta y la castaña, versó ayer la charla que Loli Loureiro y Juan Carlos García, técnicos del Serida impartieron en la Casa de Cultura de Santullano, llena a rebosar. El evento organizado por la concejalía de Agroganadería, cuyo responsable, José Fernández, presentó y clausuró el acto.

El proyecto del que se habló ayer en Las Regueras  lleva por título  “Sinergias sostenibles del castaño y el porcino autóctono del tronco celta para su conservación” y está liderado desde el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario del Principado de Asturias (SERIDA), por Marta Ciordia y Begoña de la Roza, tiene un presupuesto total de  35.418 € y cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad que ha  concedido una ayuda por valor de 16.821 € (47,23%).

Los objetivos que persigue son: dar a conocer a la población la viabilidad de la gestión sostenible del castañar con razas porcinas autóctonas del tronco celta, como estrategia integrada que promueve la conservación del hábitat del castañar y la recuperación de estas razas porcinas, fortalecer al castañar frente al cambio climático, para mitigar su deterioro, envejecimiento y vulnerabilidad e incrementar el potencial productivo del monte bajo de castaño. Se está desarrollando en Asturias y Galicia.

Entre los asistentes, José Manuel Iglesias, que es vicepresidente de la ACGA (Asociación de Criadores de GochuAsturcelta), y propietario de una piara en el pueblo de Lloureu del concejo moscón, quien valora muy positivamente esta acción del Serida, “ya que en Asturias las castañas se pierden en el monte y esto sería una forma de rentabilizar esa producción. En Galicia nos llevan bastante ventaja”. Iglesias habló también de la buena disposición de la raza autóctona, que está preparada para vivir en libertad toda su vida.

Los asistentes al acto mostraron durante toda la tarde  inquietud sobre la salud del castaño, no olvidemos que Las Regueras es la cuna de una de las variedades más sabrosas,  la valduna. De las enfermedades como el chancro y de la plaga de avispilla, trató la segunda parte de la conferencia; “Termohidroterapia: método validado para eliminar la avispilla del castaño en puas de injerto”.

En el concejo, concretamente la finca de Las Ablanosas, en la que se está recuperando castaño valduno, fue uno de los lugares elegidos el pasado año para la suelta experimental del parasitoide que combate la plaga. Los posibles resultados según los técnicos duran un año y exigen un exhaustivo control por parte de expertos. “Cada año habría que repetir la acción, no se inmunizan”, afirman.

“El problema, es la dificultad para detectar yemas infectadas en varetas de injertos, hasta el momento de la brotación y hay que ser cautos en su propagación, ya que aún hay lugares en España sin contaminar por avispilla, como la comunidad extremeña”.

Una de las propuestas para mitigar el problema, que el Serida lleva varios años investigando es la termohidroterapia, utilizada ya por agricultores a finales del siglo XIX para desinfectar la patata de siembre contra el mildiu y posteriormente en vides, que consiste en cocer las yemas en agua, con una duración y temperatura controlada.

El concejal de agroganadería se muestra interesado en las próximas jornadas demostrativas de saneamiento del castaño que se celebrarán este mes en Parres, Vilalba (Lugo) y Sela da Loura (Vegadeo).

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa