Publicado el: 15 Abr 2018

Despedida en Quirós del equipo de fútbol

Una veintena de futbolistas y directivas del Quirós F. S. se reúne en Bárzana para echar el cierre formal a una aventura que duró 22 años

Foto de familia / B. Á.

Beatriz Álvarez / Quirós

Finalmente fueron 23, entre futbolistas y miembros de las distintas directivas del Quirós F. S., los que se reunieron ayer en Bárzana para poner el cierre formal a una aventura de 22 años en la que la afición por el deporte y la querencia por la tierra llevó el nombre de Quirós por todos los rincones de Asturias dónde se jugara a fútbol sala. Fueron 23 los que unidos por su pasión futbolera aún se animaron a jugar ayer, antes de comer, una pachanga en el polideportivo. No hay que olvidar que Bárzana tiene polideportivo techado gracias a la primera vez que ascendieron de categoría estos, entonces, chavales y hoy, jóvenes veteranos, pues sin techo no había posibilidad de mantener la categoría.
Y habían programado para ayer un partido por la mañana, sobre las 13.00, veteranos contra más jóvenes. A posteriori compartieron vermú y espicha en un establecimiento de la zona. Durante la comida hubo tiempo para la emoción y el reconocimiento a quien tanto empeño puso en mantener este proyecto deportivo, el capitán José Prieto. Un homenaje merecido en palabras de sus compañeros de aventura porque  Prieto encarna el espíritu de este equipo: tesón, trabajo e ilusión, muchas veces más ilusión que otra cosa. Una simbólica bota de oro, a semejanza de la que ganan los grandes futbolistas, esta con un valor sentimental especial porque son los de uno los que la entregan y un álbum con fotos que recoge la historia del equipo.
Queda un cierto regusto amargo por no haber podido mantener vivo este sueño, competían por amor al deporte, pero la realidad rural es la que es, el despoblamiento, el envejecimiento, la falta de chavales, el incremento de la oferta de ocio que hace que el sacrificio y el compromiso para practicar deporte pasen a un segundo plano. Sin embargo, se quedan con sus casi bodas de plata como equipo y con los mimbres de amistad y compañerismo que han tejido. La historia de un concejo la escriben estas pequeñas gestas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa