Publicado el: 17 Abr 2018

El Principado reparará la carretera a Boinás, en Belmonte

Infraestructuras anuncia la reserva de un crédito de 323.000 euros este año para la parte más dañada

Baches en la carretera de Boinás, en Belmonte/ Foto Julio Cabal

Redacción/Grado
El Principado se ha comprometido con el Ayuntamiento a arreglar la carretera AS-310 a Boinás, muy deteriorada por el contínuo paso de tráfico pesado hacia la mina de oro.
“Han incluido su reparación en el crédito extraordinario que se aprobará en breve en la Junta General del Principado y que esperemos que se apruebe”, explica Rosa Rodríguez, alcaldesa de Belmonte de Miranda.
La financiación de la obra será en dos anualidades. Este año se reparará el pavimento en los tramos en los que está más deteriorado y hay más peligro para la seguridad de los vehículos. En total el presupuesto para los dos años asciende a 623.000 euros.
La alcaldesa, la empresa Orovalle y la de transporte Vascoop mantuvieron el pasado 16 de marzo una reunión con el Director General de Infraestructuras en donde se adelantó este compromiso.
La medida trata de poner fin a las distintas protestas que los usuarios de esta carretera han expresado por su mal estado. De hecho se llegaron a presentar un millar de firmas recogidas por la Asociación de Vecinos ya que consideran que la carretera es un auténtico peligro.
La regidora belmontina también había insistido sobre la necesidad de llevar a cabo obras urgentes en este vial. Ya lo hizo en enero de este año en una entrevista con el consejero Fernando Lastra.
Rosa Rodríguez considera prioritaria esta obra que afecta a 7,600 km. Ya en enero Lastra dijo a la alcaldesa que intentaría incluirla en el crédito extraordinario dado su estado de deterioro.
La vía presenta numerosas deficiencias en los cerca de 20 kilómetros de tramo. Firme cuarteado, hundimientos, baches, desprendimientos de tierra y piedras que llegan a cubrir parte de la vía, además de la falta de señalización o vallas de protección en algunos puntos de la misma. En temporada de invierno cuando hiela o llueve esta carretera se hace aún más peligrosa y el agua corre por el centro de la vía. Estos son algunos de los problemas que tienen que soportar a diario los usuarios que transitan por esta vía que soporta un elevado volumen de tráfico constante de camiones pesados y ligeros procedentes de la mina de Boinás. Además circulan diariamente los vehículos de los empleados de la misma, los vecinos que acceden a los distintos pueblos que atraviesa dicha carretera o los que se desplazan a los distintos concejos.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa