Publicado el: 21 Abr 2018

Rompen los Garrafes en primavera

Los manantiales efímeros de Bueida, en Quirós, son un espectáculo natural que aparece con el deshielo

Los garrafes de Quirós, ayer/ Beatriz Álvarez

Beatriz Álvarez/Quirós
Cada año con la llegada de la primavera y las temperaturas más benignas, en la montaña de Quirós rompen los Garrafes, un espectáculo natural que supone el correr impetuoso y precipitado por la ladera del agua de la nieve acumulada en el invierno en la Vega de Socel.lares y en las numerosas depresiones geológicas de los Güertos del Diablu y que produce un resultado de especial belleza. La combinación de agua cristalina, ruido estruendoso y paisaje, normalmente seco, anegado que se convierte en una especie de laguna alimentada de pequeños torrentes y cataratas, entre corrientes generosas que avanzan con fuerza al encuentro de su cauce natural es uno de los atractivos turísticos del concejo. El carácter efímero de estos manantiales hace que se celebre y corra la voz de que han “brotado” para que los quirosanos y visitantes se acerquen a poder vivir y disfrutar del privilegio de ver el caudal de agua entre el hayedo que perezoso atiende al despertar de la primavera.
Situados cerca de la pequeña aldea de Bueida, hasta donde llegar en carretera y donde dejar el coche para coger la pista que sube a Trobaniello. Es fácil encontrarlos pues durante 2017 el Ayuntamiento ha efectuado la señalización y facilitado el acceso a los mismos, construyendo dos pequeños puentes que permiten a los visitantes la contemplación y que no han tenido apenas impacto medioambiental.
Situados en la Reserva de la Biosfera y Parque Natural de las Ubiñas-La Mesa, a unos 900 metros de altitud, el Macizo de Ubiña presenta un claro modelado kárstico y glacial con un paisaje característico de roca caliza y es por ello que se origina este fenómeno.

Uno de los puentes construidos para observar el fenómeno/ Beatriz Álvarez

Cartel señalizador/ Beatriz Álvarez

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa