Publicado el: 28 Abr 2018

Los derechos de pastos colisionan con jueces y funcionarios

En Quirós, los ganaderos se oponen al ‘abuso’ de los lenenses de las Andrúas

Teverganos y somedanos se enzarzan por el uso del puerto de Piedraxueves

Piedraxueves, entre Teverga y Somiedo

F. Romero / Grado
Con la proximidad de los meses estivales se desentierran los hachas de guerra por el uso de los pastos de altura. Un problema relativamente nuevo que se activa por las diversas interpretaciones que del uso consuetudinario hacen tanto los jueces como los funcionarios de la administración regional. “Antes todo el mundo sabía sus derechos y no había nada escrito” explica un ganadero. Y lo cierto es que, tanto en los pastos del Aramo como en los de la Cordillera, las “interpretaciones” judiciales están trastocando el acuerdo tácito de siglos.
Uno de los pleitos más enzarzados es el de los pastos de Piedraxueves, en pleno corazón del Camín Real de la Mesa. Ganaderos de Somiedo y de Teverga se disputan la presencia en mayor o menor medida de sus vacas. El Ayuntamiento de Teverga quiere reunir a los ganaderos de su concejo para explicarles con un abogado en qué consiste la diferencia entre propiedad y uso. El problema, como explica el letrado tevergano Alfredo García López que en su día llevó los pleitos entre ambos concejos, “es que el uso está muy condicionado y la documentación que tienen los ganaderos de Somiedo es contradictoria con la de los de Teverga por lo que al final va a tener que ser un juez el que resuelva”. El proceso judicial se desarrolló entre 2013 y 2014 y concedió la propiedad a los ganaderos somedanos “pero no quita el derecho de uso de los teverganos”, explica el jurista.
En Quirós el problema ha superado la esfera de lo privado y está ya en manos de los ayuntamientos de Quirós y Lena y el Principado. El Ayuntamiento prepara un recurso ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo contra el Principado por la interpretación que hace de una sentencia de 2008 que a su juicio perjudica la explotación de los pastos del monte de Andrúas en favor de los ganaderos de Lena.
En los montes del Aramo, en torno al Gamoniteiro, el origen del uso compartido se remonta al ‘Contrato de Pastos’ de 1828, con un acuerdo entre Quirós y Lena. En 2008 se publicó una sentencia en la que se delimitaba este contrato y lo circunscribía a la zona de Llanuces, tal como recogía el espíritu del citado tratado histórico, al menos en opinión de los quirosanos. Además se limitaba a 30 vacas. “La novedad es que desde 2018 no sabemos porqué el Principado en el Plan de Aprovechamiento recoge “a tenor de la literalidad de la st. 1801/08 del Tribunal Superior de Justicia de Asturias” la posibilidad de Lena de pastar en todo el Monte 260, llegando hasta Pedroveya, explica el alcalde de Quirós Ovidio García.
Esta sentencia hasta ahora se había interpretado restrictivamente por la Consejería, limitando la servidumbre de pastos a la zona conocida como la Cuesta y el Sur del Gamoniteiru. Al eliminar ahora la restricción territorial los ganaderos de Lena pueden andar con sus 30 vacas por los 3.000 hectáreas del monte de Andrúas “y eso no tiene sentido”, añade García.
Derechos históricos
El abogado Rufino Menéndez, especializado en pleitos ganaderos lo explica bien: “el derecho consuetudinario de los siglos XIX y XX era fundamental para el modo de vida de la gente del campo. Al irse abandonando los pastos empieza a entrar el Principado que quiere regularlo con deslindes aplicando los criterios de la Ley de Montes. Los tribunales hacen lo mismo y tampoco saben cómo hacerlo. Al final la consecuencia es que se vulneran los derechos históricos de los ganaderos”.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa