Publicado el: 29 Abr 2018

Rabia, dolor y pena

Por Loli GALLEGO

Tuvieron que pasar dos días para que mi espíritu se fuera serenando del impacto emocional que me provocó la nefasta sentencia sobre un hecho deleznable que hizo que nuestra sociedad sin que hubiera convocatoria se levantara en un clamor que traspasó nuestras fronteras.

Titulo esta carta con tres palabras, pues a mi juicio dan significado a los  hechos acaecidos.

Rabia fue la  sensación que me invadió, y me saltaron las lágrimas por la impotencia de ver cómo unos señores que tienen como misión  impartir justicia hicieron lo contrario de lo que ésta representa.

A la Justicia se le cayó la venda que cubre sus ojos atónita viendo desvirtuados el conjunto de valores  sobre los que debe de  asentarse una sociedad, que son el respeto, la equidad, la igualdad y la libertad.

En este caso esos valores fueron pisoteados rompiendo el equilibrio entre ellos y por ende despreciando a la Justicia, con una sentencia que favorece a los monstruos que cometieron la infamia que todos  conocemos, condenándolos con  una sentencia laxa, mediante la cual en poco más de un año estarán fuera de la cárcel y dada su constitución amoral y sin empatía volverán a las mismas mañas, pues este hecho ruin, asqueroso y vil les ha a salido gratis.

Lo que me enfadada es que con nuestros impuestos los estamos manteniendo en la cárcel, de donde no debían de salir pues estarán preparando su próxima fechoría, ya que tienen por lema la violación.

Dolor por la víctima, una persona joven con todo un futuro y en lo mejor de su vida, ésta se ve truncada por una acción deleznable que ella tuvo que sufrir en aquellos momentos, sola, y volverlos a recordar en un juicio, quedando en su memoria para siempre la vejación a que fue sometida.

Me pregunto ¿qué ocurriría si esta persona tuviera  un parentesco con alguno de los jueces ?¿Sentenciarían de la misma manera? ¿Tendrían en consideración el voto en contra del magistrado, el cual según la sentencia, vio satisfacción en la persona agredida?. Presumo que no, que la sentencia sería otra y que se aplicaría la petición de la Fiscalía de veintidós años de prisión.

Pero no, se hizo un juicio “salomónico” ante la petición de libertad presentada por el juez disidente: ni libertad ni violación, solo abusos.

Estamos retrocediendo a las épocas en las que el Código Penal, ante una situación semejante, castigaba a la mujer y dejaba libre al violador.

Aunque físicamente no conozco a esta persona, vaya para ella mi respeto, admiro su valentía, pues tuvo la dignidad de no quedar callada, como tantas otras mujeres, que por vergüenza no denuncian los abusos y violaciones a las que están sometidas.

Pena, al contemplar cómo nuestra sociedad se desmorona, perdiendo los valores fundamentales que son los que hacen a una nación sana, física y moralmente.

Cuando estos valores fallan la sociedad se va degradando, cayendo en un pozo nauseabundo del que será difícil salir.

Hecho en falta alguna opinión a este caso por parte de la Iglesia, siempre dispuesta tomar partido por cualquier causa que consideren faltar a la moral.

Pues en este caso sí debería de salir a condenar como ciudadanos que pertenecen a esta sociedad la aberración de la sentencia. Pero no, está callada sin aportar una palabra de aliento y solidaridad con las mujeres. Solo dos monjas, un cura y el obispo de Tánger que publicó en su twitter: “La manada abusó sexualmente de una mujer indefensa”; me pregunto si la sentencia no es un nuevo abuso contra esa mujer, una mujer que un día se vio desvalida por la fuerza física hoy se habrá visto más desvalida ante la fuerza de la ley.

Finalmente ¿Qué se va a esperar de los representantes de la Iglesia Católica, si durante muchos siglos consideraban a la mujer como un ser sin alma y solo sometida al hombre?. En esta institución el machismo es lo que impera.

 

 

 

 

Comentarios:
  1. Pepe dice:

    Compartiendo la rabia,dolor y pena. Una sentencia de nueve años es bastante, lo que hace falta es que se cumplan integramente
    las condenas

  2. PICO FORCADAS dice:

    LOLI FELICITARTE POR EXPONER PUBLICAMENTE LA REALIDAD DE ESTAMENTOS QUE DEBIERAN DEFENDER E INTERPRETAR LOS ACTOS( y en caso que no sepan que acudan al diccionario de la Real Academia Española o Internet que les resulta más rápido)

  3. borja dice:

    cada sentecia judicial que se dicta en españa, cada dia me reafirma que esta echa por incompetentes y a las pruebas me remito no se acusa a violadores por que la victima no dijo no es mas no dijo nada por el miedo paralizante y el grado scko como confirmo la policia en situ . a sus señorias en algun momento dijo si , recodemos que se demotro que no emitio nigun vocablo. tanpoco hay acusacion de robo eso que le quitan el movil y se marcha con el habiendo camras de video de como van con el movil de victima , veo que esos jueces tiene que repasar el codigo penal 237 Artículo 237

    Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas, sea al cometer el delito, para proteger la huida, o sobre los que acudiesen en auxilio de la víctima o que le persiguieren. y tambien algo de gramatica y recodarles que esa o entre palabras no es una coma , acabo de demostrar como los jueces de la manada an sido unos inutiles en toda regla y no se necesita estudiar una carera para saver que forzar sexualmete a una chica es una violacion y meter mano es abuso eso lo sabe cualquiera y mas deberian saverlo los jueces , y sino les recuerdo el dicho español tu pregunta que ya sabes que el no lo llevas

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa