Publicado el: 14 May 2018

El Principado destina 3,8 millones a 155 jóvenes ganaderos

El Gobierno financiará con otros 5,6 millones 174 proyectos de modernización de explotaciones ganaderas, en la nueva convocatoria de ayudas

La consejera destaca el buen saneamiento de las reses, con una prevalencia de tuberculosis bovina 29 por debajo de la media nacional

La consejera, durante su visita a la feria

Redacción/Grado

La Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales destinará 3.875.000 euros al apoyo a la primera instalación de 155 jóvenes agricultores. También dedicará otros 5.579.693 euros a 174 proyectos de modernización de explotaciones, que generarán una inversión de 11,7 millones. El resultado de esta convocatoria, con un montante de 9,4 millones, será publicado en el Boletín Oficial del Principado (BOPA) en los próximos días.

La consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, ha facilitado ayer estos datos en Cangas de Onís, durante la clausura del 31 Concurso y Subasta de la Raza Asturiana de la Montaña. Con estas ayudas, recogidas en el Programa de Desarrollo Rural de Asturias (PDR) 2014-2020, se busca mejorar el rendimiento económico de las explotaciones mediante un uso más adecuado de los instrumentos de producción, favorecer la innovación y las nuevas tecnologías, y facilitar el acceso de los jóvenes al empleo en el medio rural. “Este esfuerzo económico demuestra el compromiso del Principado con el fomento del relevo generacional y la mejora de la competitividad de las explotaciones agrícolas y ganaderas para garantizar la supervivencia del sector y contribuir al mantenimiento del equilibrio territorial”, ha asegurado.

Álvarez ha recordado que el próximo año se doblará el importe de las ayudas individuales para la incorporación de jóvenes, que subirá de 25.000 a 50.000 euros. Ese aumento se producirá tras la modificación del PDR, que reorientará el gasto financiero de 57 millones del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), y afecta a un presupuesto público total de 81 millones.

La consejería destina este año 149.900 euros a la Asociación Española de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de Raza Asturiana de la Montaña (Aseamo)para ayudar a mantener el libro genealógico, el desarrollo de los programas de conservación y la promoción de esta raza, también denominada Casina.

Álvarez ha destacado el compromiso del Gobierno de Asturias con la conservación y la mejora genética de la producción ganadera y ha valorado el trabajo desarrollado durante los últimos años por los criadores de una raza “que ha pasado de estar en peligro de extinción a contar con una importante presencia en el territorio, sobre todo en la zona oriental y en los montes del área central”.

Ha indicado, además, que 20.800 ejemplares de 640 criadores figuran inscritos en libro genealógico Asturiana de la Montaña “lo que pone de manifiesto que el esfuerzo de los criadores, con el apoyo del Principado, está dando resultados en la recuperación de un animal muy bien adaptado al terreno y con características singulares que, además, forma parte de la IGP Ternera de Asturias”. El censo total de animales bovinos de la raza Casina en el Principado es de 25.640, mientras que el de ganado bovino en Asturias se sitúa en 373.802 reses, de las que 8.804 pertenecen a 288 explotaciones de Cangas de Onís.

“La raza Asturiana de la Montaña se encuentra integrada desde tiempos inmemoriales en el paisaje y ecosistema asturianos, cumpliendo una importante función de conservación del medio y contribuyendo en gran medida a la fijación de población en áreas de montaña”, ha añadido. Álvarez ha felicitado a los profesionales del campo asturiano por su labor para conseguir que no se pierda “una riqueza genética patrimonial propia y lograr, al mismo tiempo, estándares de calidad muy altos en las producciones”. En su opinión, “la recuperación y mantenimiento de estas razas autóctonas contribuyen también a la necesaria diversificación de las explotaciones agrarias y a crear riqueza y empleo en el medio rural”.

La consejera ha asegurado que el saneamiento de la cabaña ganadera es “fundamental” para la gestión de las explotaciones y la capacidad de los productores de adaptarse a un mercado complejo global y existente”. Asturias, que cuenta con una cabaña saneada, ha conseguido reducir el índice de prevalencia de la tuberculosis bovina al 0,08%, “dato que adquiere una mayor relevancia si lo ponemos en relación con la media nacional, el 2,32%, lo que significa que estamos 29 veces por debajo y hemos reducido la incidencia de la enfermedad en un 53% respecto a 2016”, ha añadido. La comunidad será declarada región libre de esta enfermedad si logra mantenerse durante seis años consecutivos por debajo del 0,1%.

 

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa