Publicado el: 16 May 2018

La capilla de Valsera, como nueva

La iniciativa de tres vecinas y el apoyo de toda la comunidad logran impedir el derrumbe de la ermita, dedicada a Fátima, aunque aún queda pendiente la reparación exterior

Redacción/Grado

La capilla de Fátima, en Valsera (Las Regueras), ha recuperado su antiguo esplendor y evitado la ruina. Gracias a la iniciativa de tres vecinos y sus familias, y al apoyo y las donaciones de toda la comunidad, la ermita luce como nueva. La capilla estaba condenada a muerte por el pésimo estado del tejado, que dejaba pasar la lluvia y la humedad. Ante la situación, tres vecinas (Belarmina Martínez Valdés, Lola González, ya fallecida, y Esther Álvarez) decidieron actuar. En principio hicieron
una rifa, y después recorrieron todo el concejo, durante los fines de semana, para obtener donaciones. Poco a poco, más personas (como Sandra Puerma, hija de Esther, o los hijos de Lola) se fueron implicando, y también numerosos vecinos. “La verdad es que la respuesta del concejo fue estupenda, cada uno colaboró en la medida de sus posibilidades y nos acogieron con mucho cariño, después en el pueblo cada uno hizo su aportación personal, también la Caja Rural nos dio una subvención y otra para cada fase el Arzobispado , donaciones particulares así como los peregrinos del Camino de Santiago”, enumera Belarmina. Se decidió hacer la obra en tres fases, empezando por el tejado y siguiendo por el interior, para dejar lo menos urgente, el exterior, para el final. “Hasta ahora, se ha conseguido culminar dos de las fases, de la mano del constructor Javier Tamargo y siempre con el apoyo del párroco Pablo Gutiérrez Piñera, así poco a poco vamos consiguiendo el objetivo, que es conservar las pocas cosas que hay en los pueblos. Seguiremos intentando llevar a cabo la última fase”, añade Belarmina, que destaca que la familia de Lola González se implicó en la restauración interior, de bancos y de la antigua imagen. La nueva imagen de la Virgen que se ha colocado en el altar fue una donación de otro párroco, natural de la parroquia, Gonzalo Suárez, que la trajo directamente de Fátima. Un esfuerzo colectivo que ya ha dado sus frutos.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa