Publicado el: 18 May 2018

La Policía Local delimita el aparcamiento en San Andrés, ante el tirón de Guanga

Los agentes del puesto de Trubia han precintado la fuente del lavadero ante el riesgo de que uno de los muros del depósito se derrumbe por la gran cantidad de agua que lleva el manantial

Nueva señalización de aparcamiento en San Andrés de Trubia

Redacción/Trubia

La Policía Local ovetense, asignada al destacamento de Trubia, ha vallado el espacio de aparcamiento en precario de San Andrés de Trubia, ante el gran número de coches que aparcan en la zona, a causa sobre todo del tirón de las cascadas de Guanga. Los agentes pretenden evitar con este aparcamiento en precario que los coches cierren el acceso a La caleya, un núcleo habitado que quedó en varias ocasiones cerrado al tráfico por vehículos mal estacionados. Con esta medida, pretenden garantizar el paso de vehículos particulares y de emergencias (ambulancias o bomberos) a la zona. Además, también en San Andrés han precintado con cinta una parte de la fuente del lavadero, ante el riesgo de que uno de los muros del depósito no soporte el peso de la gran cantidad de agua que trae el manantial, a causa del deshielo. El depósito tiene adosado un banco de piedra, que ha sido precintado para prevenir accidentes.

La fuente del lavadero, señalizada

Intervenciones

Además, durante los últimos días los agentes trubiecos han tenido que auxiliar a dos vecinos que sufrieron indisposiciones en la calle. La semana pasada, el 7 de mayo, un hombre sufrió un síncope en la plaza de General Ordoñez, y tuvo que ser evacuado en UVI móvil. Poco después, el mimo día, una joven quedó inconsciente en las cercanías de la sidrería El Bosque, con signos de parada cardiorrespiratoria, y también fue evacuada en la ambulancia de cuidados intensivos.

Hubo además en el pueblo dos incidentes ocasionados por la mordedura de perros, aunque ninguno revistió gravedad. La primera denuncia se recibió el día 9 de mayo, cuando un perro que iba suelto se enzarzó con otro que paseaba una señora, y acabó mordiéndola en una pierna. La Policía está buscando a los propietarios del perro. Además, el día 16, otra vecina que paseaba a su perro, atado, no pudo impedir que se lanzara sobre una niña y le mordiera la pierna derecha, causando lesiones leves.

Estado del depósito de la fuente del lavadero, que ha sido precintado

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa