Publicado el: 21 May 2018

Quirós pide a Cultura que actúe o deje actuar para salvar Arrojo

El templo románico de San Pedro cumple un año cerrado por riesgo de desprendimientos, sin que el Ayuntamiento tenga constancia de ninguna actuación, «salvo que nos pusieron una multa por haber intervenido en el entorno»

El templo, con el aviso de cierre en la puerta y una cinta de seguridad, en una imagen de archivo/ Beatriz Álvarez

Beatriz Álvarez/Quirós

El templo románico de San Pedro de Arrojo, declarado Monumento Nacional, cumple estos días un año cerrado al culto, por temor a los desprendimientos. El alcalde de Quirós, Ovidio Sánchez, asegura que el Ayuntamiento no tiene constancia de que la Consejería de Cultura haya adoptado ninguna medida para conocer el estado real del templo y si hay planes para evitar su ruina. «En principio desde 2016 la Consejería no se ha manifestado ni puesto en contacto con nosotros. Eso no quiere decir que no hayan venido a inspeccionar la iglesia, pero si lo han hecho, nosotros no tenemos conocimiento», señala el alcalde, que reclama que se actúe o al menos se deje que otros intervengan para salvar la iglesia. «Era bueno que se manifestaran y que si no quieren actuar por lo menos dejen a otros que actúen. El problema es que no podemos hacer nada sin autorización. De hecho la última vez que la Consejería se puso en contacto con el Ayuntamiento de Quirós fue para multarnos por haber actuado en el entorno de la iglesia. Realmente necesitaríamos saber cuál es el estado de deterioro de la misma», reclama el alcalde.

El pasado día 18 de mayo se cumplió un año desde el cierre del templo, una decisión adoptada por la Unidad Parroquial de Quirós tras hacer una consulta a la Consejería de Cultura, que recomendó suspender el culto para garantizar la seguridad de los feligreses.
Los vecinos y el párroco llevaban tiempo manifestando su preocupación ante el progresivo deterioro del templo y ante el riesgo de desprendimiento de los elementos arquitectónicos decorativos situados en los muros que sustentan la edificación. En diciembre de 2016 el párroco manifestó su malestar verbalmente en el Ayuntamiento ante la falta de respuesta del Servicio de Patrimonio Cultural del Gobierno del Principado de Asturias ante el estado del templo. En agosto de ese mismo año la Comisión Permanente del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias acordó informar favorablemente la solicitud realizada por la UPAP para hacer un estudio que evaluara el estado de las grietas de la iglesia y de qué manera estas podían afectar a las condiciones de conservación del edificio. Este acuerdo favorable fue comunicado en setiembre a la UPAP pero a día de hoy no se tiene constancia de su realización. En diciembre de 2016, los servicios municipales sí comprobaron que varios de los testigos de yeso colocados en su día por la Consejería se habían roto y la situación en la que se encontraban algunas de las piezas de mampostería de los aleros. Hoy todos los testigos se han roto haciéndose cada vez más evidentes las grietas de los muros.

El castillo de Alba y el roble de Bermiego, antecedentes que preocupan
La iglesia, único Monumento Nacional del concejo y joya de la arquitectura románica, ha sufrido varias reformas a lo largo de la historia si bien las más recientes coinciden con las obras del trazado de la carretera Caranga-Bárzana, inaugurada en 2003, y con una inversión realizada en 2010 para la remodelación del entorno de la misma. Una inversión que rondó los casi 200.000 euros procedentes de los fondos mineros. Después de esto no se ha acometido nungua actuación. Los vecinos se preguntan si se cumplirá el dicho popular de que “no hay dos sin tres” y si después del castillo de Alba, cuyos últimos restos se vinieron abajo en enero de 2016, tras un importante temporal y estando reciente el cuarto aniversario de la caída del roble de Bermiego, monumento natural del concejo, será la iglesia de San Pedro de Arrojo la siguiente en caer.
La Asamblea de Jueces de Paz celebrada recientemente tenía prevista una visita al monumento que tuvieron que suspender. Los caminantes que realizan la Ruta de los Vaqueros de alzada a Torrestío tienen programada una visita guiada al monumento, y parece que sólo van a poder admirar el exterior de la edificación. El próximo día 17 de junio se celebra la fiesta de San Pedro ¿seguirán teniendo los vecinos que admirar su templo desde la barrera?

Comentarios:
  1. Xixon dice:

    Quizá sería necesario hacer un estudio geológico del terreno donde se asienta la iglesia porque el edificio siempre ha tenido problemas de cimentación, de hecho a principios del siglo XX estuvo clausurado también por su estado ruinoso.
    El propio nombre del pueblo, Arroxo (castellano Arrojo) ya nos da una pista porque significa lo mismo que «argayu» o «argaxu» (corrimiento de tierras), como explica J. Ll. García Arias en su diccionario toponímico.
    Quizá se podría valorar el desmontaje de la iglesia piedra a piedra y su reconstrucción en un lugar cercano y más seguro, aunque probablemente sería una solución muy costosa… Pero seguro que lo más costoso sería perder para siempre este templo excepcional.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa