Publicado el: 11 Jun 2018

El abandono del monte, clave en las inundaciones de Trubia

La Asociación de Vecinos de Trubia reclama un plan de mantenimiento de caminos abandonados: “el agua embalsó y reventó sobre el pueblo”

Trubia, inundado, en las cercanías de Química del Nalón, ayer/ Foto de Rosa Martínez Álvarez

Redacción/Trubia

El abandono del monte por el despoblamiento rural y la falta de mantenimiento de caminos, un trabajo que antes hacían los ‘paisanos’, está detrás de parte de las fuertes inundaciones que ayer anegaron Trubia, y que obligaron a cortar durante dos horas y media la carretera de los Valles (As-228). Así lo cree la asociación de vecinos de Trubia, que achaca por ejemplo el gran torrente que cayó sobre las viviendas del barrio de Cataluña al embalsamiento de agua en caminos del monte de Villarín. Fueron, según esta explicación, dos factores sumados: el fortísimo chaparrón que cayó en pocos minutos sobre la localidad, y la maleza que cerraba los caminos. “Se convirtieron en cauces, el agua embalsó y luego reventó y cayó sobre el pueblo”, resume el vicepresidente de la asociación de vecinos, Roberto Velasco. A ello se suma, añadió, la falta de mantenimiento del alcantarillado, en barrios como Corea, donde se vivieron inundaciones no por desborde del río, sino por incapacidad de los sumideros de evacuar el agua.

En zonas como la carretera de Godos a Soto, que está directamente bajo la N-634, cayeron gran número de piedras y obligaron a cortar el paso, en una vía  municipal muy utilizada, que hace años ya se llevó una riada. En Perlín, un gran argayo corta el acceso a la zona de la iglesia. En la calle San Francisco, “el monte literalmente se les vino encima” a un matrimonio, los únicos que han sido desalojados, en la casa que antaño era de Fina Casillas, según señala una vecina del entorno.

“Hay que hacer un plan serio de mantenimiento del monte. Trubia tiene nada menos que tres ríos, el Trubia, el Nalón y el Nora, y está rodeado de montes. Es zona inundable, y toda precaución es poca. No pasó nada grave de milagro”, resume el representante vecinal.

Inundaciones en Trubia/ Foto de Sara Fernández Domínguez

 

El parque de Cataluña, inundado/ Foto de Sara Fernández Domínguez

 

El argayo de Perlín, hoy /Foto Panadería Proaza

Comentarios:
  1. Jesus Landeira dice:

    No debeis confundir a la opinion pública,la culpa esta en el Ministerio de Obras Públicas que desvió aguas con las nuevas infraestructuras sin estudiar los desvios de cauces en grandes avenidas y de la Confederación Hidrográfica,que miró para otro lado,subsidiariamente el Ayuntamiento.

  2. Miguel Ángel Grau dice:

    Fernando se te olvida comentar que la culpa de las inundaciones (y del color marrón del agua) igual la tiene las cortas de ocalito con maquinaria pesada. No queda vegetación que empape el agua, y el agua no solo arroya sino que se lleva toda la tierra fértil que la maquinaria removió. La tierra tapona los cauces de ríos y arroyos, y acaba en el mar. En pocos años en los montes de Asturias ya no crecerán ni ocalitos.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa