Publicado el: 13 Jun 2018

“O arreglan cómo está el monte, o volverá a pasar”

Una de las vecinas desalojadas el domingo, ya de regreso a su vivienda, asegura que es la tercera vez que la lluvia “embalsa y revienta” sobre las casas en Nalón, “aunque esta última fue la peor”

El Ayuntamiento, que el viernes retirará los lodos que quedan en la casa, despliega equipos especiales para limpiar el barro

El agua, cayendo sobre la vivienda que ha quedado precintada, el domingo; al fondo, la casa roja, fue también desalojada pero han podido regresar

Redacción/Trubia

“Aquello está todo abandonado, y cada año a peor. Como ha llovido tanto todo el invierno la tierra ya no aguanta más. Hay caminos abandonados y sin canalización, el agua embalsa y revienta, y un día va a ocurrir una desgracia”. Marta Fuego describe así la situación que vive en su casa, en la calle San Francisco de Trubia. Es una de las dos viviendas que fueron desalojadas por el Ayuntamiento de Oviedo la noche del pasado domingo. Ella y su marido pasaron la noche en un hotel, un realojo facilitado por el Ayuntamiento, mientras los técnicos municipales comprobaban, ya el lunes, si la casa estaba segura. Finalmente, pudieron regresar a su casa. No así sus vecinos, un matrimonio que “lo ha perdido todo, no pueden entrar ni a sacar las cosas”, ya que sobre la vivienda cayó la mayor parte del argayo y el río de agua que anegaron la localidad. Para estos vecinos, el Ayuntamiento está buscando una alternativa habitacional más estable. Además, operarios de los servicios de Infraestructuras y Limpieza han completado ya la limpieza y acondicionamiento del parque de Cataluña y la carretera de Industrias Doy, y ayer por la tarde trabajaron en el entorno de Godos y Soto de Trubia y también en la carretera de acceso a la localidad de Perlín, que se esperaba dejar despejada ayer. Un equipo de operarios también está desarrollando tareas de acondicionamiento en La Mortera.

“Hoy me han llamado por la mañana, para avisarme de que el viernes vendrán a limpiar el barro que cayó sobre mi casa. Lo agradezco mucho, porque no sabía cómo iba a librarme de él, hubiera tenido que contratar hasta un camión. Tengo veinte centímetros de lodo en el patio lateral, una caseta de aperos inundada, una puerta que ha quedado cegada…”, enumera Marta Fuego. Aunque las tareas de limpieza que asumirá el Consistorio le resuelven el problema a corto plazo, reclama una solución al drenaje del monte. “Tiene que resolver la canalización del agua de lluvia, pero a mí me dicen que no es problema del Ayuntamiento. Pues no sé de quién es problema, pero es la tercera vez que pasa. Una vez, hace seis años, vinieron por aquí y lo miraron, pero no hicieron nada; otra vez, de menor importancia, lo resolví con el seguro. La tercera vez que arrolló el agua así, el domingo, tuvimos que dejar la casa. O se arregla esto, o volverá a pasar”.

Tras las inundaciones, el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, achacó los problemas a la gran cantidad de agua que descargó en muy poco tiempo sobre la localidad, aunque aseguró que los técnicos municipales analizarán si hay más factores que puedan estar agravando la situación. Por su parte, el concejal de Economía, Rubén Rosón, prometió sacar adelante un nuevo contrato de mantenimiento de caminos rurales, durante una visita a la zona, acompañado por representantes de la Asociación de Vecinos de Trubia.

Terraza de la vivienda, con el lodo

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa