Publicado el: 26 Jun 2018

La reparación de una compuerta de la presa de Priañes preocupa a ecologistas y pescadores

La Coordinadora Ecoloxista y la asociación Ríos con Vida reclaman a la Confederación que prevenga posibles daños, como el enturbiamiento del agua con lodos contaminados o que la escala salmonera de El Furacón quede seca

Presa de Priañes/Coordinadora Ecoloxista d’Asturies

Redacción/Grado

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies y la asociación de pescadores conservacionista Ríos con Vida han solicitado a la Confederación Hidrográfica que vele para evitar daños al Nalón y al Nora por unas obras de reparación de una compuerta de la presa de Priañes, Ecologistas y pescadores consideran que “es muy posible la afección a las poblaciones de peces del Nalón al producirse el enturbiamiento de las aguas en el entorno de la obra (sistema Priañes-Furacón) que está entre los concejos de Oviedo y las Regueras. Por la consiguiente remoción de sedimentos, independientemente de su duración, lo cual puede ocasionar la mortandad o afección de esas especies ícticas y de la micro fauna del bentos”.

También expresan preocupación por el efecto que puede tener sobre la escala salmonera de El Furacón, en el Nalón, ya que “la cota a la que se pretende bajar el embalse para sustituir las juntas conllevará una alteración en el normal flujo de las aguas que podrá incluso invertirse. La escala salmonera de El Furacón en el río Nalón que evita el obstáculo fluvial, podría quedar seca e inútil para el remonte y bajada de truchas y salmones”.

Las organizaciones detallan que “la presa de El Furacón retiene las aguas del río Nalón y las trasvasa por medio de un túnel a su tributario el río Nora, siendo turbinados ambos unos 2 km aguas abajo en la central de Priañes. Esta explotación es la entrada al curso medio y alto del Nalón, históricamente el mejor río salmonero de España y perdido durante décadas para esta especie por la contaminación minera e industrial.  Desde hace 20 años el Nalón ha vuelto a poblar sus aguas gracias a los saneamientos de las cuencas mineras. Esta presa está dotada desde hace varios lustros de una escala salmonera con capturadero y observatorio así como una rampa de bajada de esguines en un punto inmediato adyacente, que se usa para el control y aprovisionamiento de reproductores por el Principado que en varias ocasiones hemos cuestionado, al retener todos los salmones salvajes que allí llegan y dedicarse íntegramente a la repoblación, un sistema muy cuestionado científicamente por sus resultados”, afirman.

“La clave de su buen funcionamiento de la escala radica en la correcta gestión de la cota de agua en el embalse para que funcionen, a la vez, la escala para los peces que suben y la rampa para los esguines que bajan, cuestión muy importante pues en el tramo que hay hasta la central no existe más caudal que el suministrado por esta rampa, caudal que debe ser lo suficientemente “atractivo” para así ejercer una función de “llamada” con la que los salmones se desplacen en ese tramo. De ahí la importancia del cuidado en las obras que se plantean y del contenido de estas alegaciones”, plantean las organizaciones, que reclaman además que se aprovechen los trabajos para analizar los lodos retenidos en la presa, “para determinar su potencial contaminante y en su caso, llevarlos a depósito autorizado de residuos antes de realizar cualquier obra, verterse sin control en un lugar no apto”.

 

 

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa