Publicado el: 27 Jun 2018

Belmonte pide que se mejore la seguridad con más guardias civiles

Aunque se mantiene la plantilla, vecinos y Ayuntamiento denuncian que los agentes se ven desbordados por la extensión del territorio ya que tienen también que acudir a Grado y Somiedo

Cuartel de la guardia civil en Belmonte / J. C.

 

Julio Cabal / Belmonte de Miranda

Ayuntamiento y vecinos del concejo de Belmonte de Miranda se quejan de la falta agentes de la guardia civil en las zonas rurales y manifiestan que en ocasiones “vas a poner una denuncia, solicitar información o realizar cualquier gestión y nos encontramos con que el cuartel está cerrado, creemos que por falta de personal”.
“Los guardias se mantienen, no disminuyen, pero las horas de oficina del cuartel se reducen para dedicar más a las patrullas. Así nos lo explicó el teniente de la guardia civil” explica la alcaldesa Rosa Rodríguez.
Los vecinos dicen que tienen que llamar al 112 para que la patrulla les atienda y en algunas ocasiones si no hay patrulla tienen que desplazarte al cuartel de Grado. “En otras ocasiones si llamas a una patrulla nos encontramos que tiene que acudir la de Pola de Somiedo o de Grado a la zona de Belmonte, teniendo en cuenta que estos concejos tienen una extensión muy grande y que la patrulla puede estar en cualquier punto de uno de ellos en caso de cualquier urgencia o incidente tardan mucho en llegar al lugar que se les requiere”, señalan.
Matizan no obstante que sus quejas no son contra los efectivos existentes, sino por la situación en la que se encuentran. “Lo que pedimos es que haya más efectivos en la zona y así se puedan atender más y mejor las demandas vecinales, que las patrullas pasen por los pueblos más a menudo y hablen con los vecinos que en su mayoría son personas de avanzada edad. Además que hay muchas casas deshabitadas y otras que solo se utilizan en periodo de fin de semana o vacaciones, y esto atrae mucho a los ladrones”.

Gran extensión

La precariedad de la plantilla y la gran extensión que tienen que cubrir está dejando bajo mínimos la capacidad de la Guardia Civil en Belmonte de Miranda lo que provoca una sensación de inseguridad no exenta de razones y como manifiestan los vecinos, “yo también pago impuestos”.
En la zona rural sus habitantes no están preparados para prevenir el delito, sus viviendas carecen de rejas y alarmas, las costumbres llevan a una vida de confianza que permite dejar las puertas abiertas, las cosas valiosas a mano, etc…
Cabe recordar que fueron los vecinos de un pueblo los que dieron la voz de alerta sobre la presencia en la zona del violador del estilete.
Desde el Ayuntamiento de Belmonte de Miranda “se valora mucho la dedicada labor de la Guardia Civil en nuestro concejo y en nuestra comarca, con una total disposición a colaborar con nuestra Policía Local. Labor que realizan con muy pocos efectivos para una zona muy grande que incluye Belmonte, Somiedo y Grado”.
La alcaldesa Rosa Rodríguez recuerda que desde 2012 se han perdido unos 20.000 efectivos entre Policía Nacional y Guardia Civil, con un recorte de los presupuestos del 12% por parte del Gobierno de España. “Y esto lo pagamos las zonas rurales especialmente. Para poder aprovechar los pocos recursos disponibles, tienen que elegir entre tener las oficinas de los cuarteles abiertas, o patrullar por las poblaciones. La dispersión de la población exigiría, a juicio de la regidora, que se incorporen más efectivos, puesto que el territorio a cubrir cada vez es mayor.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa