Publicado el: 07 Jul 2018

La romería la Fábrica y la tradición poética en Trubia

Pregón de las fiestas 2018

Por Pablo SUÁREZ

Trubiecos, autoridaes, parientes y parientes por dos riales, amigos toos.

“Ruxe’l cuete rabiáu furandu’l vientu
pa dar un estampíu con engafientu
y el carru del país fechu carroza
rincha’l probe rengáu con xente moza,
la trichoria estripada per el tornu
contra el exe, que caldia más qu’un fornu.

Van detrás asoplandu col focicu
estrumentus, cincuenta homes y picu
y más detrás tovía fanfarrones
lus pal neñu dañibles, xigantones;
y si a estu s’amesta el glayeríu
que dexa les oreyes sin sentíu
de mil xentes y gaites en barullu
al sonidu axuntaes, d’un turullu,
entós, sin que faigáis caldu la tiesta
podréis abarruntar en TRUBIA FIESTA”.

Estos versos dexólos escritos, allá nos años 40, Antón González Busto, Antón el de Benxa, al que muchos conocistis… Un poeta, muertu yá, por desgracia, hai unos años, qu’encurrupinó de poesía n’asturianu, a lo llargo de más de 50 años, los cartafueyos de la romería La Fábrica.

Y ye que la romería La Fábrica siempre tuvo, de fechu, xuncida de manera especial a la producción poética n’asturianu, con una presencia bultable y continua nos cartafueyos de las sos fiestas. La poesía que s’atopa nestos llibrinos ye, pa Trubia, un auténticu tesoru que nun debería dexase nel olvidu…

La mayor parte d’ella ye, ciertamente, de tipu costumista, una consecuencia necesaria y inevitable de las llindes estrictas nas que se vio arrequexada a lo llargo del sieglu XX, hasta que renació de manera rescamplante, nos años 70, col movimientu lliterariu llamáu Surdimientu.

Pero nun convién olvidar que foi precisamente’l so calter costumista lo que fixo d’esta poesía auténtica memoria viva de Trubia. D’esa Trubia fondamente rural que tovía llevamos en cantu la memoria y que, magar perdura parcialmente na actualidá, va sumiendo adulces y sin remediu énte una modernidá arrolladora. D’esta Trubia dexanon rexistru imborrable y continuu estos autores trubiecos a lo llargo de casi 100 años…

Pero nun s’escosan, así qu’así, no costumista, estas composiciones trubiecas. Dacuando en vez, vese llevantase nellas poderosamente’l vuelu’l poeta, magar las estrecheces que’l xéneru pudo impone-ys. Escuchái sinón esti sentíu poema del propiu Busto, escritu nel añu 47 y dedicáu a Asturies:

“Vienon los mios güeyos un paisaxe
tan en paz, tan selín, de tanta guapura,
que al cuayar nel alma so mensaxe
cola ‘sencia sotil de la figura,
fíxo-y un temblor, de tal manera,
que pa challu de sí’ ponese‘n cura
mandó’n recaín a la mollera,
pa que-y dies’ a la llengua la soltura
y dixés’ n’alta voz con toes les furies
que tuviés a la manu: ¡Viva Asturies!”

O escuchái esti otru, non menos sentíu, tamién del mesmu autor, asoleyáu n’añu 49, y dedicáu a Trubia:

“Oh, mio Trubia queridu,
migayina de dicha
y de villes princesa;
yes un cachín de miel y una cantesa
d’amor, clavad’al pechu de tos fíos
que son pa mio contentu hermanos míos.
La fama yes que cuerre,
de la patria p’afuera,
yes nel mundu’l trebeyu
que miren muchos güeyus tristayaos
por topase de ti tan alexaos.
El Machón quiciás vean,
quiciás la Prazoleta…
¿Quién sabe si Quintana
o, per el ríu Nalón una chalana?
Mas ¡que digan qué ven desque marchanon
si tos máxiques neñes contemplanon!”

Dalgunas d’estas poesías, sobre too las festivas, que son ciertamente abondosas, calanon mesmamente na memoria colectiva de los trubiecos. Y esto ye dalgo ciertamente notable: porque cuando una lliteratura trasciende’l papel, alica y faise vida, y esti ye’l premiu más grande qu’un poeta ye quien a algamir… Ye’l casu, por exemplu, del magníficu poema que Llaneza escribió n’añu 47 y que yo mesmu grabé de la boca d’un paisanu de Llamas habrá 15 años, aquel qu’empecipia…

“Historia de un sucedido
(sabido ye hasta en Morcín)
que-y ocurrió a don Armando
con Rosendo el de Perlín.”

El poema, que nun reproduzo equí por cuenta la so escesiva llargura, cunta cómo un enfermu promete al médicu regala-y una oveya si lu cura, y cómo se-y olvida la promesa finalmente depués que lu curó. Cuando’l médicu-y lo recuerda, contésta-y el nuestru enfermu:

“—¡Ai don Armandín queridu!
entonces bien malu taba…,
¡pues si-y ofrecí la oveya…
… YE SEÑAL QUE DELIRIABA!”

Nun queda lloñe’l tiempu nel que la poesía n’asturianu tenía, de xuru, gran acoyida ente la nuestra xente, qu’adeprendía y atesoraba na so memoria, fielmente, los poemas, a lo llargo de muchos años. Y non necesariamente trubiecos. Asina, por exemplu, pudi recoyer hai bien d’años, de la boca de Rosalía, la güela de la mio muyer, la siguiente versión, bien guapa, del poema “Ai qué neñu más guapu”, obra de José d’Ávila:

“Ai, qué neñu más guapu, virxen del Carmen,
Ai, qué neñu más guapu, dichosa madre.
¿Quién te traxo a esti mundu, neñu queríu?
¿Quién, neñu de mio alma, dulce consuelu?
Al mirati tan solu nesa cunina,
Al ver esos güeyinos y esa carina,
A besos te comiera, probitín míu,
Y besu tras de besu pierdo’l sentíu.
¿Nun tienes pa tapati niun pañal?,
¿tan probitín t’afayes nesi portal?
Voi dir lluegu a mio casa por un pañuelu,
Que’l día de mio santu me dio mio güelu,
Ye todo d’estambre, mui bien texíu,
Y por mucho que xele nun entra’l fríu,
¿pa qué, monín, vinisti? Dímelo, ¿pa qué?
¿nun ves qué malos somos? ¿Tu nun lo ves?”

La tradición poética en Trubia, espresada tradicionalmente n’asturianu ente los nuestros paisanos ye, polo tanto, d’una tradición incontestable. Y por ello, voi permitime llanzar desde equí una petición sincera a los poetas trubiecos que s’atopan presentes: que recueyan l’importantísimu legáu d’estos autores y, qu’actualizando y modernizando las sos formas, procedan a dar continuidá a la so tradición nos cartafueyos de la romería La Fábrica.

No que fai a la Sociedá de Festexos y a la Sociedá Cultural de Trubia, voi permitime pidi-ys tamién que se sientan partícipes d’esta importante tradición poética y la proyecten al futuru, acoyéndola y enanchándola, fayéndola propia, y afalándola na midida de las sos posibilidaes y dientro l’ámbitu de las sos actividaes.

Una propuesta concreta, qu’equí dexo caer, podría pasar pola creación d’un concursu que bien podríamos llamar “González Busto” de poesía n’asturianu. Pienso qu’un concursu d’esti tipu daría, amás, proyección, a Trubia, d’una manera clara, dientro’l mundu de la cultura de l’Asturies actual…

Y puesto con esto’l ramu al mio pregón,  despídome yá de vosotros. Venga darréu, como Busto diría, el “cuete rabiáu furandu’l vientu / pa dar un estampíu con engafientu”. Venga darréu, polo tanto, el Restallón col que va dar entamu la romería La Fábrica del añu 2018…

¡¡Viva la romería La Fábrica!! ¡¡Puxa Trubia!!

Comentarios:
  1. Luis dice:

    Pues que decir… Agradezco como extravayador y despedíiu de Trubia, la sinceridad y les bienes palabras del pregón. Que gusto es comprobar una vez más la solidaridad vecinal con los 55despedidosdeTrubia, aunque eso sí, no dejáis de mencionar la Fábrica, se nota que le estáis profundamente agradecidas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa