Publicado el: 10 Jul 2018

Un Pleno conflictivo en Teverga

Por José María RUILÓPEZ

La democracia es un sistema político basado en el diálogo. En el diálogo como instrumento negociador y no como anticipo de enfrentamiento. En muchas ocasiones la convivencia en el ámbito municipal no se fácil. Hay conflictos de profunda trascendencia que requieren un talante especial, un sentido práctico de las posturas y una mano izquierda (como se suele decir, y nunca mejor dicho) para plantear los asuntos y el enfoque de las discusiones.

Aunque parezca lo contrario, no todo el mundo sirve para la política. El tener una ideología no es soporte suficiente para representar de forma digna a los votantes. En las listas cerradas hay ocasiones en las que se cuelan elementos cuya capacidad negociadora se reduce, en algunos casos, al insulto, la descalificación, y un sentimiento en exceso elemental de lo que es la  negociación y la capacidad intelectual para sacar adelante los asuntos, sobre todo, cuando la enjundia de los mismos abarcan una dimensión que puede distorsionar el equilibrio financiero  de un municipio.

El último pleno del Ayuntamiento de Teverga (6−7−2018) sucedió algo así. Se dieron una serie de circunstancias  en las que la autoridad municipal tuvo que retirar la palabra a la portavoz el PSOE y posterior invitación a abandonar la sala debido a su lenguaje, más propio de las redes sociales, que de un Pleno municipal. Ante la negativa de aquella se llamó a la Guardia Civil, que al final no tuvo que intervenir al aparear la razón como postura apropiada y abandonar el pleno el grupo socialista.

En caso del palacio de Valdecarzana se está enquistando, no sólo por lo farragoso del asunto, sino por el volumen económico que significa para un municipio pequeño, como es Teverga, una reclamación de un millón seiscientos mil euros intereses incluidos. Todo empezó por la pregunta hecha en el Pleno por la portavoz socialista acerca del pago de una minuta al gabinete de Botas Abogados de Oviedo, que lleva el caso, y que está intentando retrasar el asunto a ver si la parte contraria recapacita, y se aviene a un arreglo amistoso que no sea lesivo para el municipio.

Cuentan una anécdota de Teverga de hace años, en la que un vecino fue a Oviedo a consultar con un abogado las posibilidades de éxito de un asunto. Y ante la insistencia del tevergano acerca del resultado final de caso, cuando todavía ni había comenzado, el  abogado sólo le hizo una pregunta: “¿Usted tiene dinero?” Queramos o no, los éxitos judiciales cuestan mucho.

Por todo esto, los tres grupos municipales del ayuntamiento debieran aunar esfuerzos y limar asperezas ideológicas para encontrar una solución apropiada que no hunda la economía municipal, y valorar las actuaciones de la alcaldía desde la racionalidad y no  desde la descalificación. Máxime cuando hay dos exalcaldes que serán investigados según decisión de la Audiencia Provincial del pasado mes de junio.

 

 

Comentarios:
  1. Andrea dice:

    Me parece muy atinado el comentario de J.M.Ruilopez. Repasando nuestros orígenes filosóficos, EL DIÁLOGO, es fundamental para la construcción de cualquier vínculo, lo contrario es volver a la caverna.
    Mis felicitaciones a José María Ruilopez.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa