Publicado el: 12 Jul 2018

Luengo, exquisita elegancia en la semana de la moda de Madrid

El diseñador presentó en la principal pasarela del país una rica colección que combina la inspiración del Oriente con los motivos marinos, en la que por primera vez colabora para los complementos con su tío Marcos Luengo, artista del hierro

Beatriz Álvarez/Grado

(Fotografías de Ugo Camera)

El diseñador Marcos Luengo llenó ayer tarde de exquisita elegancia la pasarela de la semana de la moda de Madrid, con su colección primavera-verano 2019. Por cuarta vez en la Mercedes Benz Fashion Week, que reúne a los talentos de la moda más consolidados del panorama español, Luengo presentó un universo particular en el que combinó su apuesta por convertir a la mujer en protagonista de su historia con los fondos marinos que inspiran su nuevo trabajo manteniéndose fiel a una marca que ya es perfectamente reconocible.
La fuerza de Oriente y la fascinación por los fondos marinos han tenido una poderosa influencia en esta colección. Una visita del diseñador asturiano a una de sus hijas que vive en Asia, enamoró al creador hasta el punto que esta colección bebe de las profundidades de aquellas aguas que comunican al Mar Rojo con el desierto que las rodea. La artista asturiana María Abascal captó a la perfección la idea para crear el motivo del estampado marino que sirve de hilo conductor de la colección, dando lugar a estampaciones en seda, únicas y exclusivas: estampados de fondos marinos, colores tierra, bordados que enriquecen las telas simulando conchas de tortuga o paillettes que son corales o complementos con conchas o estrellas de mar, entre otros detalles.
La mujer de ML se mimetiza en atardeceres evocadores, paisajes desérticos y milenarios y se convierte en la protagonista del momento mágico donde el desierto se convierte en mar, dando como resultado una colección en tonos empolvados, pasando de los colores tierra y blancos a los azules del mar, el verde agua, los malvas y violetas, tonalidades brillantes y metalizadas como si del reflejo del mar se tratara, con pinceladas de coral, que se reflejan no sólo en sus prendas, sino también en todos los accesorios, incluidos sus bolsos XXL, distintivo de la marca.

Como siluetas, apuesta por prendas superpuestas que se ciñen a la cintura mediante la utilización de cinturones que incorporan bolsillos y que se ofrecen como alternativa al bolso y fajines realizados en napa. La colección presenta figuras delicadas y siluetas femeninas envueltas en tejidos como el raso de lino bordado de los kimonos, napas ligeras y troqueladas, el tul bordado con hilos de seda y lurex, los metalizados, plisados, paillettes, brillos que añaden luz sin caer en el exceso.
Cuando cae la noche aparecen las organzas, muselinas y el satén dando paso a prendas en movimiento que se vuelven vaporosas, ligeras, como la brisa del mar. Mujeres elegantes y armoniosas, que cobran fuerza con la superposición de prendas y una colección de joyas de formas geométricas en hierro pavonado combinado con elementos marinos montados en plata, estrellas y corales que realzan la fuerza de sus looks.

En esta ocasión, Marcos Luengo (Moscón de Oro 2017) ha manifestado su satisfacción por contar junto a su equipo habitual, con la asturiana María Abascal con la que ya ha trabajado más veces, Pedro Miralles para el calzado y con su tío Marcos Luengo, artista del hierro, que se incorpora al trabajo de la firma con ricos complementos.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa