Publicado el: 19 Jul 2018

Cómo organizar con etiquetas

Una manera magnífica de organizar e identificar artículos y objetos personales

Las etiquetas personalizadas son una manera magnífica de organizar e identificar determinados artículos y objetos personales. Ya sea en la cocina, para clasificar las especias, o bien para marcar la ropa de los niños, se trata de un recurso de lo más práctico para el uso diario.

Para la ropa de los peques

Con la llegada del nuevo curso escolar, es fundamental contar con etiquetas de calidad que permitan marcar la ropa de los niños, a fin de que puedan identificar fácilmente cuál es su abrigo, chaqueta o camiseta de deporte. A edades tempranas, muchas veces recae en los adultos a cargo, como el equipo docente del centro escolar, la responsabilidad de identificar de quién es cada prenda, y teniendo en cuenta que las omnipresentes tiendas de moda pronta aumentan las posibilidades de que dos menores lleven la misma prenda, las etiquetas personalizadas sirven también para facilitarles la labor de dar a cada niño la suya. Si bien los diseños sencillos son intemporales, hoy en día hay mucha más variedad entre la que elegir.

Llaveros para mochilas

Identificar al propietario de una mochila también puede volverse una tarea ardua, sobre todo teniendo en cuenta que muchos niños comparten preferencias en cuanto a sus ídolos (personajes de Disney, la Patrulla Canina, Peppa Pig o los PJ Masks están en la actualidad entre los favoritos de los más pequeños). Por eso, imprimir etiquetas para incluirlas en llaveros transparentes que permitan saber a quién pertenece una mochila o bolsa de almuerzo es muy efectivo. Apostar por el color o alguna ilustración divertida las hará más atractivas.

En la cocina

El especiero o el armario donde guardamos pastas, arroces y otros alimentos similares son lugares donde es fácil que acabe reinando el caos y la comida se nos eche a perder solo por no saber dónde está un ingrediente. Por eso, las etiquetas para marcar los táperes y botes de especias son un arma muy útil para hacer frente al desorden. Entre las tendencias más actuales, están las de las etiquetas que simulan una pizarra, en las que escribir con rotulador blanco a modo de tiza. ¡Quedan preciosas!

En el armario

El armario donde almacenamos la ropa de otras temporadas también es propenso a la entropía, y qué decir del zapatero. En estos lugares, las etiquetas también son de gran utilidad para identificar al propietario de cada caja o bolsa (sobre todo si guardamos nuestras prendas en cajas o fundas de color oscuro u opacas). También aquí podemos optar por modelos que aporten un toque decorativo.

En el escritorio

Por último, el material de oficina también forma parte de las categorías de objetos más tendentes al desorden o, peor aún, a la pérdida. Por eso, etiquetar las cajas y organizadores donde guardemos los artículos de papelería ayuda a ahorrar tiempo para encontrar lo que buscamos. Si utilizamos elementos de almacenaje distintos, usar etiquetas decorativas iguales o similares puede contribuir a dar impresión de uniformidad.

Estos son solo algunos de los usos más comunes de las etiquetas personalizadas; a un coste muy reducido, puedes disponer de un buen número de ellas para tu hogar o lugar de trabajo a las que, a buen seguro, encontrarás muchas más aplicaciones que las que aquí te presentamos.

(Información patrocinada)

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa