Publicado el: 15 Ago 2018

“Dicen que no es lo mismo tocar la gaita que ser gaitero, y no puedo estar más de acuerdo”

Luis Francisco Álvarez Pola (Bárzana de Quirós, 1994) acaba de defender su Trabajo de Fin de Máster en Patrimonio Musical sobre “La gaita asturiana en el concejo de Quirós”. Un trabajo que abarca tres siglos de música, una labor ingente de investigación y, como recompensa, un 10 en el proyecto y un sobresaliente en el máster. Álvarez Pola es, además, gaitero de prestigio y en su currículum están los principales nombres de la música tradicional asturiana actual

Luis Alvarez Pola, musicólogo y gaitero

Beatriz Alvarez / Quirós

– ¿Cómo decide hacer un trabajo sobre la gaita asturiana en el concejo de Quirós como trabajo de fin de master?

– El curso pasado, con motivo de la finalización de los estudios de Historia y Ciencias de la Música, dediqué mi trabajo a la “Misa de gaita en el concejo de Quirós”. Un trabajo de urgencia, pues los últimos informantes contaban ya con más de noventa años. Hoy la vemos salvaguardada gracias al testimonio grabado de los cantores Constante el de Carrexa, los hermanos Jesús y Emilio de Ricabo y los hermanos Luis y Vicente José González García, de Rodiles. Algo que tal vez no sea suficientemente conocido, es que se trata de un Bien de Interés Cultural de tipo Inmaterial reconocido por la UNESCO, de la cual la versión quirosana es la más completa de todas las preservadas en Asturias. En este trabajo ya hice referencia a algunos gaiteros que destacaron como acompañantes de esta tradición, sin embargo era consciente que el tema de la gaita y los gaiteros daba para un solo trabajo en profundidad. Aprovechando que la labor de recopilación la había iniciado ya en 2012, tenía mucho trabajo adelantado sobre el tema y me decanté por ello.

 

– ¿Cómo ha sido este trabajo de investigación?

– Ha sido complicado pues por ejemplo, de los gaiteros teverganos nacidos a principios del S. XX han quedado registros sonoros de la práctica mayoría, sin embargo en el caso de Quirós no he podido localizar fuente sonora alguna de estos viejos gaiteros y los escasos que pude conocer ya no podían tocar o siquiera tararear las piezas, lo que hubiera permitido abordar una transcripción a partitura. Por el contrario, sí he podido rescatar alguna pieza de las que sonaban en Quirós hace casi un siglo. En referencia al trabajo, tuve que acotarme a unos límites establecidos quedando en 68 páginas de cuerpo de texto y 32 de anexos, con una recopilación de 111 fotografías de gaiteros y gaitas antiguas. Tras un desarrollo cronológico, abordé las biografías de los gaiteros que destacaron de forma solista a lo largo de los tres últimos siglos. Un total de 37 a los que habría que añadir todos los que engrosaron la Banda de gaitas “Teixo-Manolo Quirós” durante los 22 años de existencia. Proseguí con la figura de Manolo Quirós, los constructores de gaita asturiana, un estudio de las gaitas antiguas conservadas, la historia de 11 orquestas populares con gaita asturiana, grupos y bandas de gaitas del concejo, así como los concursos de gaita y encuentros de bandas de gaitas. La sección de anexos, recoge un gran volumen de fotografías de estos músicos y formaciones, fotografías de las gaitas antiguas conservadas, 5 planos al detalle de las gaitas conservadas en el Museo Etnográfico de Quirós, una referencia discográfica completa de Manolo Quirós, una relación de homenajes realizados a Manolo Quirós y una relación de informantes y músicos mencionados en el trabajo.

 

– ¿Qué importancia tuvo la gaita en la Cultura y el folklore quirosano, también socialmente como vínculo de unión de personas y pueblos?

– Tuvo una gran importancia que queda manifiesta en el gran número de gaiteros solistas y orquestinas con gaita que hemos podido estudiar. En los años 80 y principios de los 90 se vio sin embargo bastante relegada, ya sólo Manolo Quirós y un joven Alfonso Viejo ejercían de gaiteros. La creación de la Escuela de Música Tradicional y la Banda de gaitas cambiarían esta dinámica regresiva por completo, convirtiendo a estos colectivos en los más activos culturalmente del concejo. La música y, en particular, la gaita, pasó a ser el principal foco de canalización del ocio y la cultura de los niños y jóvenes quirosanos.

 

– ¿Cuál es el papel y qué importancia ha tenido y tiene la figura de Manolo Quirós, y junto a él, al mismo nivel o semejante, que figuras has encontrado?

– Son muchos los que se han quedado con la imagen de un Manolo Quirós como un virtuoso de la gaita asturiana, sin embargo y muy por encima de esto, destaca su más importante valor que ha sido el de ser un incansable trabajador en todo lo que gira alrededor de la gaita. Suplió las limitaciones organológicas de las gaitas de entonces y los moldes ideológicos que rodeaban al instrumento con una gran capacidad de trabajo, vocación desmesurada y una innegociable clarividencia que lo llevó a capitanear la revolución de la gaita y su apertura a nuevos mundos. Aunque dediqué todo un capítulo a Manolo Quirós, considero que su figura daría para todo un trabajo como el que ya tiene la otra quirosana de referencia en la música asturiana: Diamantina Rodríguez. En cuanto a qué figuras han podido estar al nivel de Manolo Quirós, evidentemente ninguna tuvo la proyección mediática de Manuel Rodríguez Osorio, entre otros motivos, por la época en las que les tocó vivir, pero sí quisiera destacar la labor y el trabajo realizado, no ya con la gaita, sino con el tambor y la misa de gaita, por Constante Suárez, más conocido como Constante el de Carrexa.

 

– ¿Cuál ha sido y es el papel de bandinas y orquestinas hasta nuestros días?

– Las orquestinas con gaita asturiana fueron una solución muy inteligente a la que optaron los gaiteros ante los progresivos cambios de gusto que se fueron introduciendo a principios de siglo XX. Me refiero con ello, al paso del baile a lo suelto a su progresiva sustitución por el baile agarrado. Las comisiones contrataban de este modo unos músicos que podían cumplir tanto con el oficio tradicional de la pareja de gaita y tambor (alborada, misa de gaita, pasacalles, bailes a lo suelto…), como posteriormente en la romería con un repertorio que venía abriéndose paso (pasodobles, valses, rumbas…). La posibilidad de integrar la gaita en conjuntos musicales más complejos, también responde al avance en la construcción del instrumento donde el reguerano Antón de Cogollo se consagró como el constructor de referencia.

 

– ¿Cuál es el presente de la gaita en Quirós? 

– La gaita constituye una vía para la formación musical y personal inmejorable en el concejo de Quirós. Por encima de toda condición social, la gaita y por ende la música, están en Quirós al alcance de todos. Los jóvenes aprenden no sólo a leer partituras y reproducirlas con su instrumento, sino valores importantes como el compromiso, la responsabilidad, la empatía y la implicación con su tierra de origen. La gaita ha sido en Quirós no sólo instrumento y cultura, sino familia en buena medida. Por otro lado, marca un hecho diferencial que Quirós sea el único concejo asturiano con un repertorio de gaita dedicado a un concejo. Me estoy refiriendo al libro recientemente publicado “Retratos de Quirós”, treinta obras para gaita compuestas por Gustavo Eguren, profesor de la Escuela de Música Tradicional “Teixo – Manolo Quirós”.

 

“La gaita ha sido en Quirós no sólo instrumento y cultura, sino familia en buena medida. Por otro lado, marca un hecho diferencial que Quirós sea el único concejo asturiano con un repertorio de gaita dedicado a un concejo”


 

– ¿Cómo se ve a partir de ahora como musicólogo y como gaitero?

– Como gaitero, veo el futuro de la gaita a corto y medio plazo con bastante desconcierto. Se opta más por la competición que por la competencia. Hubo quien dijo una vez que “no es lo mismo tocar la gaita, que ser gaitero” y con esta reflexión tan visceral no puedo estar más de acuerdo. Como musicólogo, aunque centrado en el folclore, creo que nuestra disciplina está a la cola en este campo. No tiene la visibilidad ni la autoridad que debiera dentro de la música asturiana, sin embargo creo con toda seguridad que las importantes aportaciones que se producirán sin tardar mucho por algunos musicólogos y etnomusicólogos la situarán en primera línea.

 

– ¿Qué satisfacción personal supone el resultado final de este trabajo? ¿Lo ve publicado?

– Supone el haber vencido parcialmente una carrera contra el tiempo recomponiendo la historia del instrumento y sus intérpretes en un periodo cronológico que abarca tres siglos. Y sobre todo, volver a traer a la memoria a aquellos músicos y con ello devolver a las familias un poco de aquella alegría que ellos repartieron por las romerías del concejo. Entre algunas de las satisfacciones más destacables de este trabajo, ha sido poder constatar la vinculación familiar del eminente folclorista Eduardo Martínez Torner en Quirós. En cuanto a la publicación, es mi intención publicarlo, si bien por el momento estoy barajando si integrarlo dentro de la tesis doctoral o hacer una publicación exclusiva de este trabajo.

 

– ¿Y en cuanto sus planes de futuro inmediato?

– Si todo va bien, comenzaré a compaginar el próximo curso los estudios del máster de Formación del Profesorado con el doctorado en Musicología, sin dejar de lado la parte dedicada a la interpretación. Durante este año he tenido la oportunidad de impartir algunas conferencias en escuelas de música y conservatorios como el de Oviedo y ahora mismo tengo previsto impartir en los próximos meses una sobre la gaita y otra sobre el acordeón dentro de la tradición oral. Igualmente, verán la luz algunos artículos sobre folclore asturiano en publicaciones especializadas. Todo ello sin dejar de lado a mi Quirós natal.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa