Publicado el: 16 Ago 2018

La licitación de las mejoras del cementerio queda desierta

El Ayuntamiento modificará el pliego de condiciones y asegura que el retraso no irá más allá de dos meses

Proyecto del nuevo diseño del cementerio, por Juan Carlos Sierra

Redacción / Grado

El proceso de licitación de las obras de mejora del cementerio municipal de Grado ha quedado desierto. Según se indica desde fuentes consistoriales, el presupuesto del pliego de condiciones era bajo y por ello se procederá de inmediato a modificar su redacción, en vistas a favorecer la concurrencia de empresas aspirantes en un nuevo proceso de selección. La demora en la presentación del nuevo pliego, indican las mismas fuentes, supondrá a lo sumo un retraso de dos meses, en vistas a que una vez licitados, los trabajos den comienzo este mismo año.

La remodelación del cementerio municipal, su mantenimiento y la construcción de nuevos nichos fue anunciado el pasado mes de noviembre como “la obra estrella” del presente ejercicio por el equipo de gobierno local, en tanto que se trata de un compromiso electoral adquirido por. El proyecto, que incluye la construcción de casi 600 columbarios “algo que cada vez nos demandan más”, según destacó entonces el alcalde José Luis Trabanco, también tiene entre sus prioridades la creación de un espacio digno para los represaliados del franquismo. Sin embargo, la dotación presupuestaria de 310.000 euros (con un plazo de ejecución de ocho meses) no ha logrado suscitar interés entre las empresas dedicadas a estas tareas, razón por la cual se procederá a modificar el pliego de condiciones para acometer el proyecto, diseñado por el arquitecto moscón Juan Carlos Sierra.

Por otra parte, dentro del mismo área municipal, el plan de choque del verano sigue su ritmo. Continuan las obras de construcción del velódromo y las obras de mejora de la calle Jove y Valdés, que hoy mismo han arrancado. Además, desde la semana pasada se está llevando a cabo la reforma de la señalización viaria de la villa, con el repintado de marcas viales, reparación de señales deterioradas y sustitución de otras que estaban inservibles o desfasadas. “Era una mejora necesaria porque hacía años que no se hacía nada en esta materia”, según se especifica desde el Ayuntamiento. Queda ahora pendiente el asfaltado de unas once calles en el concejo, una de ellas en la villa, que se acometerá durante este verano, además se mejorarán los viales de acceso y los trazados interiores en diversos núcleos rurales.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa