Publicado el: 21 Ago 2018

¡Gracias amigo!

(A Gelín Alonso Aguirre, In memoriam)
por Queco CURRÁS

En torno al año 89, llegaba al colegio de Proaza un tipo de gesto amable, humilde y de sonrisa eterna, en un 124 granate que lo dejaba todos los días en la puerta. Un primer recuerdo y una actitud que para los restos, solo se cambiaría por su llanto de niño, cuando me obligaban a darle la comida en el comedor de la escuela.

Muchos años después, nunca suficientes, con los genes de la bondad implantados hasta en la última gota de sangre, en el mas estricto sentido para un tipo que se parecía mas a Paul Newman que a un guaje, ya en otras circunstancias, me tocó también darle de beber y de comer, para amortiguarle el desgaste del trabajo de sol a sol. Eso si, sin dejar de ofrecerme la mirada cariñosa y dulce que seguía acompañando a la sonrisa perenne y eterna que nos daba y dará luz a todos mientras podamos recordarlo.

Gelín, tío… ahora solo queda recriminar, no a ti, sino a la maldita fortuna, el que nos robara ese color que ofrecías a todos, a El Sabil, al valle y al mundo entero, aunque espero que el recuerdo nos la siga dando. No la armes allá donde vayas y que sepas que desde hoy, aunque odie la bachata, la escucharé en tu honor. Fue un placer compartir esos ratos contigo de día, de noche y a horas que nadie podía prever… te queremos, amigo.

Comentarios:
  1. ninonhitta dice:

    Querida Maica, ayer no podía leer tu texto precisamente era una fecha crucial para mi El dolor y los recuerdos se agolpan. Con la descripción del cementerio de Sitges , consigues captar toda mi atención, me das una envidia sana pronto sabrás más de Catalunya que yo a la vez consigues que me entre él gusanillo por conocer lugares nuevos que antes habían pasado Perdona me voy del tema cuando viajo me gusta si queda tiempo pasear con todo respeto entre las tumbas o panteones imaginando por la inscripción quien puede yacer allí. Siempre con mucho respeto. Puedo decir que el De Cracovia y Praga han sido los que más me han impresionado. Creo que la cultura de un Paus se transmite a través de sus muertos y el respeto que les dan. Entramos en un lugar sagrado y respetuoso “ entre lo poético y lo lúgubre . donde un cúmulo de sentimientos nos llegan Las sensaciones son de un remanso de paz para un descanso eterno van de lo mágico a lo siniestro a veces me he quedado maravillada de un rincón, en el que se respiraba una belleza y atmósfera especial. Siempre místicos ya ves hay tanto por decir de ellos al final son otras ciudades de personas queridas y amadas que descansan esperando? Algo? Quizás si Como siempre con tus artículos consigues que afloren pensamientos dormidos Muchas gracias querida Maica un abrazo cariñoso. Cuídate mucho.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa