Publicado el: 22 Ago 2018

Los arqueólogos descubren restos neolíticos en Belmonte

La campaña en Corvas, Vigaña y Linares, arroja luz con interesantes restos de la Edad de Bronce y en donde se ha datado población en un periodo que va desde el antes de Roma  hasta la Edad Moderna

Un momento de la presentación

Redacción / Belmonte de Miranda
Margarita Fernández Mier, Pablo López Gómez y Santiago Rodríguez Pérez presentaron ayer en Belmonte los resultados de las últimas excavaciones arqueológicas en Linares, que han  arrojado luz sobre la presencia humana desde la Edad de Bronce y hasta la Edad Moderna. Desde el 2009 se ha trabajado en este proyecto que está coordinado con distintas universidades españolas y europeas. A la presentación acudió también la alcaldesa de Belmonte, Rosa Rodríguez.
Durante estas campañas arqueológicas se ha datado presencia de población desde el 6000-5000 a.c. hasta el siglo XVII. Los yacimientos de Las Corvas, Vigaña y Linares ofrecen una idea de la ocupación por distintos pobladores de ese territorio a lo largo del tiempo.
En Las Corvas, paraje cercano al castro de Vigaña se encontraron construcciones neolíticas (siglos VI-V a.c.) con tres hogares asociados a hoyos de poste y fondos de cabaña de finales del neolítico.
En Linares, las dataciones se corresponden con años del 2000 a.c. a la actualidad, con la cristianización del yacimiento que conserva actualmente una capilla. Aquí aparecieron 15 monedas, la mayor parte del siglo XVII coincidiendo con la construcción de la capilla, aunque la más antigua es del S. XIV. En la siguiente capa de estrato aparecieron tumbas que se han datado tardomedieval y bajomedieval, con origen en el siglo X. Esta necrópolis indicaba que las tumbas no estaban hechas en terreno firme, y aparecía cerámica que no era medieval. Cuando se profundizó y extendió la excavación, se fueron observando distintas construcciones que mostraban indicios de ser prehistóricas. Entonces apareció el horno, y cerámica asociada con un espacio aterrazado también asociado. Aparece un nivel de ceniza en el fondo del horno de la que se hicieron varias dataciones cuyo resultado fue de la Edad del Bronce final. Según los expertos esto es todo un hallazgo, “hablamos de un posible poblamiento u ocupación anterior a los castros, abierto y no techado, con varias cubetas de ceniza en torno al forno. La época datada está entre el 2500 a.c. hasta el 1000 a.c”, señalaron. En las Islas Británicas, las Orcadas y zonas escandinavas hay construcciones similares y con dataciones que llegan a ese Bronce Final. Se interpretan de varias formas: desde espacios rituales a zonas de trabajo o actividades artesanas pero no metalúrgicas ni para cerámica. En la Península Ibérica, de época castreña sí hay alguna construcción similar, que en algún caso se puede interpretar como saunas.
El siguiente momento de ocupación es la del castro de Vigaña con dataciones desde el siglo VI d.c hasta el I d.c. coincidiendo con la llegada del mundo romano. Sería contemporáneo al castro de Boinás, excavado el año pasado con el Proyecto Beriso. A partir del siglo I en Vigaña no hay más restos romanos, una vez abandonado el castro no se encontraron más restos, hasta el siglo VI. Se especula que puede deberse a una reorganización del Imperio Romano ligada a las explotaciones auríferas.
El otro yacimiento se corresponde a la adyacente a la Iglesia de Vigaña, con una necrópolis con alguna tumba probablemente del siglo V- VI hasta la época actual. Apareció una tumba con un ajuar con una espada del siglo VII, del que en Asturias hay muy pocos.
En setiembre se excavará el túmulo neolítico de El Cuerno, en los pastizales de altura de Vigaña y en 2019 se van a pausar las excavaciones para trabajar de otra forma. Entre las actividades previstas es colaborar con el colegio público de Belmonte, integrando todos estos descubrimientos en el proyecto escolar, incluso plantear pequeños sondeos en Belmonte con excavaciones reales en las que colaborará el alumnado, al igual que se hace en el Reino Unido. De esta forma los niños y niñas de Belmonte profundizarán en el conocimiento del territorio donde viven.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa