Publicado el: 08 Sep 2018

La carretera de acceso a Boinás será reparada este otoño

La Consejería de Infraestructuras ya ha sacado a licitación la mejora de la AS-310, de la que vecinos y usuarios han denunciado su extrema peligrosidad

La carretera AS-310, con muestras de serio deterioro

 

Redacción / Belmonte de Miranda

La reparación de la carretera As-310, en el tramo Carricedo-Belmonte que da acceso a la localidad de Boinás y su mina de oro tiene redactado y aprobado su proyecto de obra, que ahora está ya en fase de licitación. Así lo ha afirmado el Consejero de Infraestructuras Fernando Lastra (PSOE), respondiendo una pregunta formulada al efecto por el diputado regional Héctor Piernavieja (Podemos Asturies).

El Principado se había comprometido el pasado mes de abril con el Ayuntamiento belmontín a arreglar la vía, muy deteriorada por el continuo paso de tráfico pesado hacia la mina. La reparación “está incluida en el crédito extraordinario que se aprobará en breve en la Junta General del Principado y que esperemos que se apruebe”, señalaba entonces Rosa Rodríguez, alcaldesa de Belmonte de Miranda, extremo que ahora ha confirmado el consejero.

La AS-310 presenta numerosas deficiencias en sus cerca de 20 kilómetros de tramo. Entre ellas, abundantes tramos de firme cuarteado, hundimientos, baches, desprendimientos de tierra y piedras que llegan a cubrir parte de la vía, además de la falta de señalización o vallas de protección en algunos puntos de la misma. En temporada de invierno, cuando hiela o llueve, esta carretera se hace aún más peligrosa y el agua corre por el centro de la vía. Estos son algunos de los problemas que tienen que soportar a diario los usuarios que transitan por esta vía que soporta un elevado volumen de tráfico constante de camiones pesados y ligeros procedentes de la mina de Boinás. Además circulan diariamente los vehículos de los empleados de la misma, los vecinos que acceden a los distintos pueblos que atraviesa dicha carretera o los que se desplazan a los distintos concejos. La alcaldesa, la empresa Orovalle y la de transporte Vascoop mantuvieron el pasado 16 de marzo una reunión con el Director General de Infraestructuras en donde se adelantó este compromiso.

La obra, que según Lastra tiene previsto su comienzo antes de fin de año, tratará de poner fin a las  protestas que los usuarios de esta carretera han expresado por su mal estado. De hecho se llegaron a presentar un millar de firmas recogidas por la Asociación de Vecinos ya que consideran que la carretera es un auténtico peligro. El proyecto consta de de dos actuaciones consecutivas que se acometerán en dos años, ejecutándose en primer plazo la reparación el pavimento en los tramos en los que está más deteriorado y hay más peligro para la seguridad de los vehículos, a lo largo de 7,6 kilómetros de carretera que precisan el arreglo con más urgencia. En total el presupuesto para los dos años asciende a 623.000 euros.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa