Publicado el: 17 Sep 2018

“Los nombres permanecen. Los nombres quedan”

Por Gustavo A. FERNÁNDEZ

Cronista de Grado

[Intervención en la inauguración de la plaza del médico Francisco Crego]
“Los nombres permanecen. Los nombres quedan” así decía Fernando Beltrán en su libro titulado, precisamente, “El nombre de las cosas”.

Nombrar, bautizar, poner nombre a una calle o a una plaza no es, o no debería ser sencillo… Porque, repito, “Los nombres permanecen…los nombres quedan”. Y yo añado que dicen mucho de nosotros… ahora, en el presente… y también en el futuro, cuando nuevas generaciones de moscones se fijen en estas placas y en esos nombres, y se pregunten a quién o a qué hacen referencia.

La toponimia de una localidad, de un lugar, nos cuenta mucho de la historia, de la idiosincrasia, de la singularidad de una comunidad. También nos habla de la sensibilidad y buen criterio de los promotores de esas denominaciones y de las autoridades que las aprueban.

Son personas relevantes, colectivos, incluso acontecimientos, hechos o recuerdos históricos los que dan nombre a las calles o plazas de Grao y de otras localidades… Nombres que permanecen como testigo, como homenaje, gratitud y recuerdo de toda la comunidad.

Hoy, con todo merecimiento, inauguramos la plaza dedicada al médico Don Francisco Crego Marcos. Hoy Grado honra la memoria de una persona muy querida y respetada, hijo Adoptivo del Concejo de Grado y Moscón de Oro Local. Pero hoy, Grado, esta colectividad, se hace un gran regalo a sí misma, añadiendo a su toponimia, a su historia, a su memoria colectiva como pueblo a nuestro añorado médico.

Don Francisco Crego Marcos, nació en 1933 en Salamanca, donde estudió la carrera de Medicina, que fue para él su profesión, su vocación y su vida.

Don Francisco llegó a Grado en 1960 para convertirse en médico del concejo durante más de 50 años. Cuando aquel joven doctor llega a Grado, recién iniciada la década de los años 60, la asistencia médica como prestación pública no estaba generalizada. El “seguro”, como se decía en la época, no alcanzaba a todos, lo tenían los obreros, pero no otros  vecinos del concejo, como campesinos, comerciantes o industriales, que tardarían aún casi dos décadas en obtenerlo.

Por aquel entonces, la mayor parte de la población de nuestro concejo vivía en aldeas muy diseminadas en el territorio y a las que costaba llegar a través de unas carreteras (o simples caminos) casi siempre en malas condiciones.

Poco le importaban a Francisco Crego —”Don Francisco” para todos los moscones— las desfavorables condiciones y escasos medios con los que tuvo que trabajar durante sus primeros años de estancia en el concejo. Durante décadas atendió a los que tenían seguro y a los que no, a los que podían pagar y a los que no, y anduvo de noche y de día por todos los pueblos y casas donde se le reclamaba. Siempre con su maletín bajo el brazo o colgado de la mano, de aquí para allá de forma incansable sin tener en cuenta si era sábado, domingo o festivo. En su casa siempre se atendía el teléfono y las urgencias, llamar a “Don Francisco” siempre fue garantía de hallar una respuesta.

Por sus manos expertas han pasado generaciones y generaciones de moscones que han tenido una fe ciega en su médico, un prestigio ganado a pulso por sus cualidades profesionales y humanas. Y por supuesto, yo no hablo de oídas, mi propio padre, Emilio, jamás quiso acudir a otro doctor, ni siquiera a especialistas, que no fuera Crego.

Es curioso de lo que uno se acuerda, yo recuerdo entrar en el despacho, en la consulta particular del doctor Crego, y ver en una estantería una reedición completa de las novelas del Coyote que yo mismo estaba leyendo por aquel entonces, a mediados de los años 80. Lo cierto es que me sorprendió y me agradó enormemente que una persona que yo admiraba fuera aficionada también a aquellas novelas de vaqueros. Lamento no haber hablado nunca con él de este tema.

“Don Francisco”, representa la figura de ese médico rural de abnegada dedicación, un médico que nunca quiso dejar Grado, pese a que tuvo oportunidades para ello. Y que tampoco dejó nunca de ejercer su amada profesión.

Poner el nombre de Don Francisco Crego Marcos a esta plaza en concreto es además un acierto y tiene pleno sentido pues es la plaza, el lugar de paso y de acceso al centro de salud de Grau.

“El nombre de Francisco Crego permanecerá… el nombre de nuestro añorado médico quedará para siempre ligado a nuestra villa, a nuestro concejo” porque es justo, porque de bien nacidos es ser agradecidos. En definitiva, porque esta plaza tiene el nombre que se merece… y Don Francisco Crego un lugar en la historia de Grado.

Muchas gracias

Comentarios:
  1. Carlos dice:

    Cada vez que oigo “GraDo”, tan fisno y castellano me duelen los oídos… ¿Acaso GRAO es menos digno por asturiano?

  2. Miguel Ángel Grau dice:

    Quédome con Moscolandia, grande Gustavo, que orgullo tenete como cronista oficial de nuesu conceyu moscón 😉

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa