Publicado el: 18 Sep 2018

FAPAS alerta de la existencia de pastos tóxicos en Belmonte

La organización conservacionista denuncia ante la Guardia Civil la presencia de arsénico en terrenos de uso ganadero

Ganado en la escombrera de la mina de oro / Fapas

Redacción / Grado

El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) ha denunciado ante la Guardia Civil la existencia de arsénico y otros metales pesados en pastos de uso ganadero en Belmonte de Miranda. Se refieren a áreas recuperadas de la mina de oro de Boinás. La alarma saltó en la organización “al comprobar que un área reforestada en el talud de la balsa de cianuro para favorecer el hábitat de los osos, había sido  convertida en un pastizal para ganado”, señalan en un comunicado difundido hoy.

FAPAS ha iniciado un  trabajo de análisis para determinar el estado de zonas mineras donde pasta ganado. Los primeros resultados “demuestran que en Asturias se está utilizando de manera generalizada las escombreras mineras para alimentación de ganado”, señalan. Los primeros resultados ya han sido comunicados por escrito a la totalidad de los diputados que forman el parlamento regional.

La entidad recuerda que Asturias posee una normativa que regula el uso de los suelos con presencia de metales pesados mediante y que en el caso de  arsénico, el nivel de referencia está establecido en 40 miligramos por kilo de terreno para suelos  que no sean calizos o graníticos y su uso  sea ganadero o agrícola. FAPAS ha presentado además dos denuncias antes las comandancias de la Guardia Civil en Oviedo y Gijón “a fin de que investiguen esta situación a todas luces irregular, dado que en el caso de la mina de oro de Boinás,  la presencia de arsénico duplica el límite legal establecido”. Otra denuncia se  presentó contra la mina lenense de Soterraña.

En el comunicado destacan que “son muchos los estudios científicos que vinculan el consumo de carne procedente de ganado que se alimenta sobre pastos con altos contenidos de metales pesados, en especial el arsénico con un riesgo potencial alto para la salud  humana. En Asturias,  que posee una enorme cantidad de pastos naturales, resulta inadmisible que por  desidia y falta de control de la Administración regional, se estén utilizando pastos que se generan sobre  escombreras mineras.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa