Publicado el: 01 Oct 2018

La necropsia confirma que la osa de Proaza murió por las lesiones de sus patas

La autopsia realizada en el Serida refleja que el plantígrado presentaba una fractura múltiple abierta en la extremidad posterior izquierda y otra que afectaba a tejidos musculares en la anterior derecha

La osa, cuando fue localizada herida en la carretera

Redacción/Grado

La necropsia realizada a la osa fallecida el sábado tras ser rescatada en Proaza con graves heridas apunta a que la muerte pudo deberse a complicaciones de las lesiones que presentaba en las patas, originadas por un fuerte traumatismo. No obstante, la causa última se determinará una vez se conozcan los resultados de los análisis que se están practicando a partir de las muestras recogidas.

Los hallazgos más relevantes de la necropsia, realizada hoy en las instalaciones del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), en Deva, son dos lesiones: una fractura múltiple abierta en la extremidad posterior izquierda y otra que afectaba sólo a tejidos musculares en la extremidad anterior derecha. Ambas se encontraban en similar fase de evolución, estimada en más de 48 horas.

El resto de los descubrimientos macroscópicos apuntan a complicaciones de las lesiones de origen traumático como causa inmediata de la muerte, si bien las conclusiones finales dependerán de los análisis pendientes.

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente recibió un aviso en torno a las 11 horas del pasado sábado, a través del 112, sobre el avistamiento de un oso pardo con dificultades para moverse. Tras ser localizado por efectivos de la Guardería del Medio Natural y del Seprona, la gravedad del estado del plantígrado obligó a su traslado a una clínica de Oviedo, donde los veterinarios solo pudieron certificar su fallecimiento.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa