Publicado el: 11 Oct 2018

Ultimátum de los ganaderos ante los ataques de lobos y osos

Afectados del concejo de Grado preparan una iniciativa regional para llevar un escrito de denuncia de su situación al Defensor del Pueblo

Calculan, basándose en datos del Principado, que hay una media de diez ataques de fauna salvaje al día en Asturias

Joaquín Menéndez y Antonio Nieto, impulsores de la iniciativa

F. Romero / Grado

“Se ha traspasado el límite”, afirman los ganaderos del Alfoz de Salceo en el concejo de Grado que sufren cada vez un mayor número de daños del lobo y también del oso. Por eso están buscando consenso en el que se impliquen todas las partes, Administración, ecologistas, ganaderos y cazadores para buscar una solución. “La gente es consciente de que el lobo les ataca a sus terneros y yeguas cada vez más, pero no saben que en Asturias, según los datos de la propia Administración, el lobo mata diariamente de media diez cabezas de ganado”.
Así se explica Joaquín Menéndez, que junto con Antonio Nieto y la Asociación Alfoz de Salceo quieren buscar una solución urgente. Empezarán por enviar un escrito al Defensor del Pueblo, y ya han contactado con profesores de la Universidad de Oviedo con el fin de tratar de abrir un debate realista sobre la situación cuya peor parte se llevan los ganaderos.
“Analizando los datos del Plan de Gestión del Lobo vemos que en nuestra zona las manadas de lobos se han incrementado en los últimos 15 años en un 32%. ¿Qué pasa si sigue esta progresión. Hemos tenido solo en nuestro territorio 434 ataques denunciados. Algo falla, hay más ataques que lobos”, explican.
“No podemos seguir así, el lobo está bajando a los valles, está más humanizado y la pérdida de población y el envejecimiento les deja el terreno libre, viven mejor en los valles que en las alturas”, explican. “No sabemos porqué, el lobo se mueve así ahora y no estamos en contra de que se protejan las especies salvajes, pero se ha llegado a un límite y estamos sobrepasados. No decimos que haya que matarlos, pero hay que buscar solución”.
En la zona de Salceo, concretamente en el cordal de La Mesa, en Restiello y en Villamarín los ataques son cada vez más frecuentes, también de osos. “En León hay muchos más lobos y no se producen tantos daños. ¿Por qué? No lo sabemos, pero hay que estudiarlo”, explica Antonio Nieto que este año ha perdido dos terneros y dos potros y ha tenido que afrontar heridas del resto del ganado. “Desde hace 20 años que estoy con ganado el lobo me ha matado 50 cabezas”.
Critican además que la Administración haya delegado en los guardas rurales la gestión de esta especie. “Les han dado mucha responsabilidad, decidir si hubo ataques de lobos o de osos o no los hubo. Ahora hay mucho buitre y eso está bien, pero se comen los restos del ganado atacado por lobo y oso y los restos que prueban los ataques desaparecen “, denuncian.
Lo que piden es que el Principado busque otro método para controlar la población lobera y también para cuantificar los daños y que no se deje en manos de los guardas.
Antonio Nieto cree que se debería controlar a los lobos más dañinos “y no digo matarlos, pero al menos controlarlos o cercarlos, porque la Constitución dice que los bienes privados tienen que protegerse y a nosotros no nos protegen”.
Basándose en los datos de la Administración, los miembros de esta asociación aseguran que el ganado en Asturias es imprescindible. “Tenemos unas 500.000 cabezas de ganado en Asturias que se comen al año 3,6 millones de toneladas de pasto. Sin ellas, en 15 años toda Asturias sería monte, por eso pedimos que se mantenga el equilibrio natural”, sentencian.

Una ternera atacada recientemente por el lobo

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa