Publicado el: 12 Oct 2018

Los niños del valle se juntan

La escuelina de Villanueva se ha convertido en un lugar de encuentro para madres de los pueblos de la zona que quieren hacer comunidad

Los pequeños, jugando en La escuelina de Villanueva

F. Romero /Santo Adriano
Tiene mucho mérito que parejas jóvenes con hijos no caigan en el canto de sirena de las urbes y regresen a los envejecidos pueblos asturianos. Pero más mérito aún que diversas madres (y algún padre) de varios concejos del valle creen una red de apoyo mutuo y un lugar de encuentro para que sus niños jueguen y establezcan lazos sociales.
Eso es lo que ha pasado en Villanueva de Santo Adriano. Se autodenominan grupo de crianza y juego ‘La escuelina’, porque ocupan el local que previamente adecentaron con ayuda de los vecinos del pueblo: la antigua escuela. Son madres de San Andrés, de Trubia, de Proaza, de Villanueva, de Tuñón, de Quirós y a veces hasta de San Claudio, Oviedo ¡y Cabranes!.
Realizan talleres mensuales y quedan una vez por semana o cuando deciden a través de su grupo de guasap. Si hace bueno, se van hasta Buyera, al parque o hacen una ‘pequeruta’. Es decir, cogen sus furgos y se van de excursión un poco más lejos y hasta de fin de semana.
Cuando se juntan todos los niños son tantos o más que los del colegio de Proaza. Unas 20 madres y algún padre han creado este grupo de apoyo mutuo, en donde, además de darles la posibilidad a sus hijos (de entre 0 y 9 años) de que jueguen con otros niños en un territorio casi sin niños, ellas intercambian conocimiento, experiencia, consejos y se apoyan cuando hay problemas. Toda una comunidad nacida desde abajo, horizontal y espontánea que comenzó su andadura hace año y medio. Una experiencia autogestionaria que funciona muy bien. Y los vecinos están contentos de ver tantos niños en un concejo tan pequeño con menos de 300 almas censadas.
Por supuesto que echaron un cable colectivos más veteranos y muy involucrados en la dinamización del pueblo, como la asociación de vecinos o el Ecomuséu La Ponte.
El objetivo inicial era intercambiar experiencias y “penas” de crianza, aportar consejos a las madres primerizas y que los niños socialicen (y las madres).
La escuelina está decorada y tiene muchos juguetes y libros que han ido llevando poco a poco los propios implicados.

Una idea que parte del modelo de playgroups de Inglaterra

Cantia, Nave y Cris estaban en Inglaterra con sus bebés y conocieron playgroups (familias que se juntan con sus hijos pequeños e intercambian experiencas de lactancia, alimentación, crIanza, juegos…). Cuando regresaron a Villanueva decidieron poner en práctica “algo parecido”, abierto a todas las familias de la zona. Finalmente crearon La Escuelina, que se ha convertido en una red de apoyo mutuo de las madres de este valle. Para participar se puede entrar en su Facebook laescuelinadevillanueva. Además de la pura xuntanza, hacen talleres formativos, por ejemplo, de primeros auxilios, lactancia, seguridad vial… También programan mercadillos de trueque de ropa y organizan ‘Pequerutas’. El local fue cedido por el Ayuntamiento, ya que veían que estaba en desuso. La Asociación de Vecinos colocó el suelo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa