Publicado el: 20 Oct 2018

Guerra al fuego desde todos los frentes

El nuevo plan regional contra incendios forestales promueve la participación activa de vecinos y entidades locales en la extinción de quemas, e incluye a Grado y Belmonte como zonas de alto riesgo 

Imagen de archivo de un incendio forestal en un monte de Santo Adriano.

 

Redacción / Grado

La lucha contra el fuego en los montes de Asturias dirige su estrategia hacia la participación ciudadana. Así lo refleja el nuevo Proyecto de gestión integral de incendios forestales, que promueve la participación activa de los habitantes de las zonas afectadas, tanto en la prevención formativa como en las labores de extinción de grandes quemas. El proyecto arrancará este otoño en los municipios de la zona occidental del Principado, y se extenderá al área central llegando hasta la divisoria entre Grado y Trubia.

El proyecto, que fue presentado este jueves en la Consejería de Presidencia, beneficiará a una franja extensa de territorio de monte y bosque que cruza Asturias desde el extremo suroccidente a los concejos de Belmonte de Miranda y Grado. Incluida entre las tres zonas de Asturias declaradas en Alto Riesgo tras los incendios masivos de octubre de 2017, esta franja especialmente castigada por las quemas concentrará las líneas fundamentales de trabajo del plan, cuyo motor es la colaboración y coordinación de todos los actores sociales presentes en las zonas donde se declaren siniestros de amplia extensión y con focos de fuego simultáneos.

De esta manera, el proyecto contempla tres objetivos: profundizar en el conocimiento de las causas y tendencias de los incendios forestales, mejorar la prevención de siniestros y coordinar las labores de extinción una vez se declare una quema de grandes dimensiones con avance rápido de las llamas. Para ello, a partir de noviembre se llevará a cabo la constitución de “mesas del fuego”, reuniones de zona en las que participarán representantes de los municipios, personal del Servicio de Emergencias SEPA-112, Guardería del Medio Natural y entidades relacionadas con la extinción y la protección del medio ambiente, a fin de hacer diagnósticos específicos adaptados a cada zona correspondiente.

El objetivo de estas mesas de trabajo, según señaló Guillermo Martínez, consejero de Presidencia, servirá para definir a lo largo del mes de diciembre los objetivos y líneas de actuación a medio y largo plazo de este plan. Entre los objetivos marcados está la inclusión de orientaciones sobre la gestión de la carga de combustible en los montes, la mejora de la autoprotección de las viviendas del área rural y la incorporación al sistema de emergencias de capacidad de discriminación en condiciones de elevada simultaneidad de incendios.

A juicio del consejero, en este proceso “resulta fundamental la implicación de la ciudadanía, las instituciones locales y las entidades vinculadas a la protección del medio ambiente para lograr un compromiso colectivo de cara a definir estrategias preventivas que eviten las causas del fuego”.

Esta iniciativa se realiza de manera conjunta con la Fundación Ecología del Fuego y Gestión de Incendios Pau Costa, una de las organizaciones de referencia a nivel internacional en el estudio del comportamiento y la evolución de grandes incendios forestales, que entre otras actuaciones ha participado en la misión de la Comisión Europea para el análisis de los graves episodios forestales acaecidos en Chile a principios de 2017

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa