Publicado el: 27 Oct 2018

Martín Pallín: “Con la ley actual se podrían haber anulado los juicios del franquismo, pero supone mucho dinero”

“El Valle de los Caídos es una anomalía democrática que no tiene igual en ningún país”

José Antonio Martín Pallín, junto a la historiadora Arantza Margolles, que presentó el acto

 

L. S. Naveros/Grado

José Antonio Martín Pallín (A Coruña, 1936), fiscal y magistrado emérito del Tribunal Supremo, es un defensor de los derechos humanos y uno de los más destacados representantes de los juristas progresistas españoles. Ha sido presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, de la Unión Progresista de Fiscales y portavoz de Jueces para la Democracia. Estuvo en Grado para ofrecer la conferencia “La amnesia de la Justicia”, un acto organizado por el Ayuntamiento de Grado en colaboración con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) y la Asociación Cultural Valentín Andrés, que congregó a numeroso público en la capilla de Los Dolores.

-Su charla se titula ‘La amnesia de la Justicia’. ¿Hay una amnesia deliberada en la Justicia española respecto a los crímenes del franquismo?

-Hay cierta amnesia pero no creo que sea deliberada. Es un producto de la Transición, de cómo se desarrollaron los primeros pasos legislativos, como la ley de Amnistía. La ley de Memoria Histórica llegó tarde, y hubo un olvido de los logros de la República. Muchos de los que se han incorporado al sistema judicial no tienen referencias, y quizá viene de ahí esa interpretación poco democrática de la ley.

-¿Es un problema de la ley o de cómo se interpreta?

-La ley podría ser mejor, hay un proyecto de mejora que propicia el partido socialista. Pero con la ley actual se podría haber decidido que los juicios del franquismo eran nulos. Nunca han llegado a declararse nulos, entiendo que porque ello conllevaría la restitución de los bienes incautados por la ley de Responsabilidad Política. Nadie ha hecho un cálculo de cuánto supondría, pero mucho, porque aquellas incautaciones no tienen nada que envidiar a las que hicieron los nazis a los judíos. Se apropiaron de obras de arte, inmuebles, bibliotecas, bienes de todo tipo. Había una burguesía afín a la República que tenía una situación económica buena, conozco el caso de un marqués al que le quitaron un chalé en La Castellana. Se da la paradoja de que los españoles que estuvieron en los campos de concentración nazis cobran de Alemania para restituir sus derechos morales, y los que estuvieron en los campos de concentración del franquismo, no. Aunque se haya pasado de un Estado fascista a uno democrático, debe hacerse cargo de los daños, como hace Alemania o Bélgica, por ejemplo. Y creo que la ley del PSOE va en este sentido.

-El Gobierno de Pedro Sánchez ha traído a primer término del debate político qué hacer con el Valle de los Caídos y con la tumba de Franco. ¿Usted qué cree, también sobre la posibilidad de que el enterramiento acabe en la catedral de La Almudena?

-El Valle de los Caídos es una anomalía histórica, no hay algo igual en ningún país democrático. El propio término ‘caídos’ remite ya a la retórica de aquellos años, al ‘Cara al sol’, si te dicen que caí. Esta anomalía yo la verdad no sé qué hacer con ello. Desmontaría la cruz. En Europa proponen que hagamos un memorial como se hizo con algunos campos de concentración: con grandes murales con fotos del trabajo esclavo de presos políticos con el que se levantó el monumento, aunque esta solución no me acaba de gustar. Y creo que hay que sacar a Franco y a José Antonio, aunque Franco no sé qué hace allí, porque no se cayó de ningún lado, todo lo más de la cama. En cuanto a La Almudena, la iglesia católica debe decantarse si está a favor de aquella Cruzada. Franco no es un muerto más.

-Usted es un destacado representante de la Justicia española, que últimamente ha empezado a ser cuestionada por la ciudadanía, primero con la sentencia de la Manada y más recientemente con la maniobra del Tribunal Supremo con los impuestos de las hipotecas. ¿Cómo lo interpreta?

-En cuanto a la Manada, me pareció completamente desmedido, aunque afortunadamente las cosas parecen haberse calmado. Hay un artículo, que se llama ‘La jauría y la manada’, que refleja bien mi postura. Se les condenó a 9 años, lo que pasó no tuvo ningún sentido.

-¿Coincide entonces con la sentencia en que no hubo agresión sexual, violación?

-Creo que la reacción fue desmedida, no me parece normal, aunque también discrepo del voto particular.

-¿Y respecto al Supremo y las hipotecas?

-Hay 10 o 12 millones de hipotecados en España, y unos 30 bancos. Todo indica que la interpretación de la ley tributaria finalmente avalará la sentencia.

-La Fiscalía debe presentar sus calificaciones respecto a los líderes del Procés encarcelados. ¿Qué le parece, se puede aplicar un posible delito de rebelión?

-Creo que aplicar el delito de rebelión es una vulneración del principio de legalidad. En cuanto a la malversación, ahora, que soy abogado, me gustaría contar con un testimonio como el del propio Cristóbal Montoro, entonces ministro de Hacienda, que negó que hubiera habido malversación. Respecto a la desobediencia, no salgo de mi asombro, cómo se puede aplicar a un Parlamento un tipo penal pensado para los que se saltan un control de tráfico…

 

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa