Publicado el: 30 Oct 2018

“Retiramos la bandera, queremos que todos sientan suyo el museo de la Guerra Civil”

La Asociación Frente del Nalón asegura que eran conscientes de que en el cuartel de Simancas ondeaba la bandera tricolor, “si colocamos la bicolor con una franja oculta bajo los cascotes fue por la textura de la tela”

La bandera, que ya ha sido retirada

Redacción/Grado

La bandera española roja y amarilla colocada bajo los cascotes del diorama que representa la toma del cuartel de Simancas en el Museo de la Guerra Civil de Grado ya ha sido retirada, tras una petición del concejal José Ramón González, portavoz de los No Adscritos. “Queremos que se sienta a gusto en el museo, que esté cómodo y lo sienta como suyo así que hemos retirado la bandera”, afirma Enrique Menéndez, vicepresidente de la Asociación Frente del Nalón, responsable de los contenidos de la exposición moscona, junto a la asociación ARAMA. Menéndez confirma que en el momento en el que se tomó el cuartel de Simancas, la bandera de España era tricolor, roja, amarilla y morada, “y por tanto, esa era la bandera que ondeaba en el cuartel”. El bando sublevado, tal como destacó González, cambió su bandera por la bicolor (roja y amarilla) pocos días después de que el cuartel gijonés fuese tomado por el Ejército republicano. “La asociación Frente del Nalón tiene numerosos historiadores e investigadores, y al frente de Arama está Artemio Mortera, uno de los mayores especialistas del país en historia militar, así que no nos pasó desapercibido, por supuesto, que la bandera era la tricolor. A la hora de hacer el diorama, nos encontramos con la dificultad de que las banderas de la República que teníamos eran de raso, no tenía sentido poner una enseña con esa tela, que no tenía el aspecto envejecido que buscábamos, así que pusimos una bicolor, de algodón, de hace unos veinte años, que daba el aspecto envejecido que buscábamos, ocultando bajo los cascotes una de las bandas, para que solo se vieran dos de ellas. Si nadie la manipulaba, tal como la colocamos, podía perfectamente ser una bandera tricolor tapada por los cascotes, e incluso era una de las curiosidades que pensábamos destacar en las visitas”, afirma Menéndez. La bandera, sin embargo, ya no está. “Una de las mejores cualidades de este museo es el consenso. Es un museo de todos, para mostrar hechos, historia militar, no interpretaciones, y todos deben sentirse allí representados”, concluye.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa