Publicado el: 09 Nov 2018

Las Regueras celebra el festival de la castaña valduna con la cosecha en mínimos

La plaga de avispilla ha mermado mucho la producción, que resiste gracias a la apuesta municipal de la finca Las Ablanosas

El certamen se celebra este fin de semana, con el científico y divulgador Amador Menéndez como pregonero, un festival folclórico, el certamen y degustación de gochu asturcelta

Paco Valdés/ Foto Esther Martínez

Esther Martínez / Las Regueras
Paco Valdés vive en Valduno, a unos cien metros de la estación de Feve de Vega de Anzo, ya en el concejo moscón. Desde allí su madre bajaba al mercado de la villa a vender castaña valduna. “Era la ‘pata negra’, más dulce, más carnosa. Una superficie de 2500 m2 llegaba a producir una tonelada de fruto; ahora, ni 100 kilos; con eso está todo dicho”.
Valdés cree que el abandono de los usos tradicionales de la cosecha, como el vareado, los corros, la limpieza de los castañeos, y en una palabra la dejadez con que tratamos al monte durante mucho tiempo, puedo ser la causa de las plagas actuales. Se refiere a la avispilla del castaño, un parásito que procede de China y que está mermando la producción hasta un 80%. Está catalogada por la UE como «especie en cuarentena», dado su carácter expansivo invasor.
Este productor reconoce que durante sus años laborales (ahora está jubilado de otra actividad) no se dio cuenta que el fruto emblemático se estaba perdiendo.
“Si no hubiese sido por la finca de Las Ablanosas a día de hoy la variedad estaría a punto de desaparecer”, afirma.
Es miembro de la Comisión de Montes parroquial y hace referencia a la finca piloto de propiedad municipal, de una hectárea, en la que en 2014, con el seguimiento y apoyo del SERIDA, que proporciona las púas y garantiza la fidelidad de la variedad, el Ayuntamiento y los vecinos se implicaron en su mantenimiento.
“Somos un grupo que nos presta ver el monte cuidado. Actualmente hay 200 plantones y los mimamos porque es obligación de todos; las Administraciones local y autonómica aportan mucho, pero nosotros debemos arrimar el hombro, con ello además de salvar una especie autóctona, evitamos los incendios”.
“La castaña valduna es una de las más apreciadas en la región y fuera de ella, es de gran calidad, buen calibre, con la cáscara de color rojizo brillante y estrías oscuras muy características, que la hacen muy atractiva. Es de fácil pelado, el grano no presenta tabicaciones o lo hace en un porcentaje muy bajo, es de sabor más dulce que otras castañas ya que el porcentaje en azúcares totales es superior al de la media de otras variedades asturianas”, explica Marta Ciordía, técnica del SERIDA.

El certamen, el 10 y 11  de noviembre
“La avispilla afecta a los árboles de todo el concejo”, afirma José Fernández, concejal de Medio Rural, “pero el Certamen de la Castaña Valduna, que se celebrará los días 10 y 11 de noviembre, es ya un referente y apostaremos por él, innovando cada año con actividades diversas; charlas, talleres, exposiciones etnográficas, etc.”
Esta edición será la número XIX, y se presenta con un apretado programa, que incluye un festival folclórico, el sábado por la tarde, con grupos de Portugal, Astorga y Asturias; degustación de gochu asturcelta, talleres de oficios tradicionales y otras actividades en torno a la cultura rural asturiana.
El pregonero del certamen este año es el doctor en química y divulgador científico, Amador Menéndez, natural del concejo e Hijo Predilecto del mismo, describe a la castaña valduna, como “una buena píldora energética para deportistas”. La esperanza está en Las Ablanosas; este año harán el primer amagüestu, la primera cosecha de esta tierra, comienzo de una nueva vida para la valduna.

Programa:

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa